No se pierda

Un buen control del paciente anticoagulado previene el riesgo de sufrir complicaciones como ictus y hemorragias

25 de abril, 2016
Pacientes anticoagulados

Con motivo del Día Europeo de los Derechos de los Pacientes, celebrado el pasado 18 de abril, la iniciativa ‘La salud del paciente, por delante’, ha destacado la importancia que tiene el control adecuado de los pacientes anticoagulados ante el riesgo de sufrir graves complicaciones como hemorragias e ictus.

Este proyecto tiene como objetivo sensibilizar sobre la importancia de situar al paciente anticoagulado, y a sus necesidades, por delante a la hora de establecer el tratamiento más adecuado.

Expertos de todas las especialidades sanitarias han participado en el documento de la iniciativa, en el que han apelado a una serie de compromisos como la concienciación del paciente y su entorno en la importancia de que dispongan de la información y formación necesaria.

Una mayor implicación y conocimiento facilitarán la adherencia terapéutica y la principal barrera que se debe superar es la cultura de la pasividad en salud, más común en poblaciones de edad avanzada, en las que se encuentran la mayoría de los pacientes anticoagulados”, destacan desde ‘La salud del paciente, por delante’, y es que el conocimiento de los tratamientos que reciben y de que sepan cuándo están siendo bien controlados y cuándo tienen que acudir al médico, son factores que condicionan tanto para bien como para mal la salud de estos pacientes.

El ictus afecta cada año en España a 120.000 personas, mayoría mujeres
Identificar al “paciente prioritario”, aquel en el que el beneficio terapéutico de tratar con un Anticoagulante de Acción Directa (ACOD) es mayor, en cuanto a la probabilidad de evitar ictus y efectos adversos y con un mejor perfil de seguridad, en comparación con el tratamiento convencional con ‘antivitamina K’. Por ello es necesario concienciar sobre las causas y consecuencias que supone sufrir un ictus.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en nuestro país, en los últimos años se ha observado un incremento del 40% en el número de personas que son atendidas por esta patología en los hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Afecta cada año en España a cerca de 120.000 individuos, mayoritariamente mujeres, siendo causante al año de 36.000 muertes por ictus (el 30% de los afectados).

Para 2025 se estima que, alrededor de 1.200.000 españoles habrán sobrevivido a un ictus, y de estos, unos 500.000 tendrán como secuela alguna discapacidad.

A nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que teniendo en cuenta que en el año 2050, la población en el mundo mayor de 65 años representará el 46% del total, casi la mitad podría sufrir un ictus.

Con el fin de potenciar la información, la iniciativa ‘La salud del paciente, por delante’, la Fundación Española del Corazón y Bayer presentarán en los próximos días una campaña específica centrada en que los pacientes consigan el control óptimo de su anticoagulación.
..Redacción