No se pierda

Estudio global identifica un tratamiento más seguro para el accidente cerebrovascular agudo

12 de mayo, 2016
paciente_acv

La seguridad de un controvertido medicamento para disolver coágulos ha sido estudiada por un grupo de investigadores, que han demostrado una dosis modificada puede reducir una hemorragia cerebral grave y mejorar las tasas de supervivencia.

Se espera que los hallazgos del ensayo que involucró a más de 3.000 pacientes en 100 hospitales de todo el mundo podría cambiar el modo en que la forma más común de accidente cerebrovascular es tratada a nivel mundial.

El rtPA intravenoso (o alteplasa) se da a las personas que sufren un accidente cerebrovascular isquémico agudo y funciona mediante la ruptura de coágulos que bloquean el flujo de sangre al cerebro.

Sin embargo, puede causar hemorragias cerebrales graves en torno a un 5% de los casos, muchos de los cuales resultaron mortales.

El estudio fue realizado por equipos del George Institute for Global Health y del Departamento de Ciencias Cardiovasculares de la Universidad de de Leicester. La rama británica del ensayo fue financiado por la Stroke Association.

El coordinador nacional del estudio en el Reino Unido, el profesor Tom Robinson, dijo: “Este ensayo fue un ensayo controlado aleatorio, que es el estándar de oro para determinar si en realidad un medicamento tiene el efecto deseado.

Los resultados proporcionan información importante cuando se habla de un tratamiento anticoagulante con los pacientes y sus familias. La mayoría de los pacientes que tienen un derrame cerebral quieren saber que va a sobrevivir, pero sin tener que depender de su familia. Hemos demostrado que este es el caso con una dosis más baja del medicdamento”.

El accidente cerebrovascular es la cuarta causa principal de muerte en el Reino Unido y la principal causa de discapacidad neurológica en adultos. Hay más de 150.000 accidentes cerebrovasculares cada año en el Reino Unido y uno de cada cuatro que se producen ocurre en personas en edad de trabajar”.

En la actualidad, aproximadamente el 11% de los pacientes con accidente cerebrovascular reciben un tratamiento trombolítico en el Reino Unido“.

El profesor Craig Anderson, autor principal del estudio publicado en The New England Journal of Medicine, dijo: “En un primero momento e se podría tener un accidente cerebrovascular y acabar muriendo a causa de una hemorragia en el cerebro. Es tan impredecible como saber quién va a responder y quién está en riesgo con el rtPA”.

Lo que hemos demostrado es que si reducimos el nivel de la dosis, mantenemos la mayor parte de los beneficios anticoagulantes de la dosis más alta, pero con hemorragias significativamente menos importantes y mejores tasas de supervivencia. A escala global, este enfoque podría salvar la vida de muchas decenas de miles de personas”.

Existe una contrapartida respecto a la dosis más baja en lo que tiene que ver con la recuperación del funcionamiento, pero sin duda es preferible para la mayoría de los pacientes estar vivos, que sufrir una muerte prematura“.

El Dr. Dale Webb, Director de Investigación e Información de la Stroke Association, dijo: “Sabemos desde hace tiempo que la administración de alteplasa a pacientes con ictus conlleva el riesgo de un sangrado cerebral que puede ser fatal. Sin embargo, una revisión independiente en el Reino Unido concluyó el año pasado que los beneficios superan a los riesgos. Este nuevo estudio es una gran noticia para los médicos y los pacientes, ya que sugiere que podemos reducir el riesgo de hemorragia con una dosis más baja de alteplasa, a la vez que se conserva la mayor parte de su beneficio“.

Estos efectos diferentes implican que el ensayo no pudo demostrar de manera concluyente que la dosis baja fuera tan eficaz como la dosis estándar de rtPA, respecto al hecho de que los supervivientes estén libres de cualquier discapacidad.

El rtPA se utiliza para disolver los coágulos que bloquean un vaso sanguíneo en el cerebro de un paciente, dentro de las primeras horas después del inicio de los síntomas del derrame.

Sin embargo, dado que muchas personas con accidente cerebrovascular llegan al hospital después de un lapsus de tiempo importante, sólo alrededor de un 5% de ellas reciben actualmente esta terapia en la mayoría de países.

Las preocupaciones sobre los riesgos de sangrado cerebral asociados con el rtPA han impulsado la realización de inspecciones independientes de la evidencia de la investigación en Australia y Reino Unido.

Resultados clave
• En comparación con la dosis estándar (0,9 mg / kg de peso corporal), la dosis más baja de rtPA (0,6 mg / kg) redujo en dos terceras partes las tasas de hemorragia cerebral grave, conocidas como hemorragias intracerebrales (HIC).

• Después de 90 días, el 8,5% de los pacientes había muerto después de recibir una dosis baja de rtPA, frente al 10,3% que recibió la dosis estándar.

..Susana Calvo