Inicio ASP La insulina degludec es la única insulina basal que se ajusta a...

La insulina degludec es la única insulina basal que se ajusta a las necesidades en el rango de 8 a 40 horas desde la anterior administración

Compartir

La falta de adherencia al tratamiento y el riesgo de hipoglucemias son dificultades a las que se enfrentan los médicos y que impiden un control adecuado de la diabetes, así como una buena calidad de vida de los pacientes. Pero desde hace unos meses, la disponibilidad en España de insulina degludec, comercializada por Novo Nordisk como Tresiba, facilita el día a día del paciente y controla de forma eficaz su diabetes gracias a su acción lenta y prolongada.

Así lo han puesto de manifiesto los expertos participantes en el Simposio Innovación en la insulinoterapia, mejor control glucémico con menor riesgo de hipoglucemias, celebrado recientemente en Bilbao en el marco del XXVII Congreso Nacional de Diabetes. “Esta insulina consigue que el paciente diabético tenga menor variabilidad de sus niveles de glucemia, por tanto será más fácil su control diario. Además, reduce significativamente el riesgo de hipoglucemia, especialmente la nocturna, la que más nos preocupa puesto que, en la mayoría de los casos, el paciente no la reconoce bien y puede progresar hacia una hipoglucemia más grave. Por tanto, insulina degludec ofrece seguridad y eficacia, dos aspectos muy importantes para el control adecuado de la diabetes”, destaca el Dr. Rafael Simó, ponente y jefe de la Sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital Vall d’Hebron.

La novedad que aporta este fármaco radica en su mecanismo de acción, convirtiéndose en la primera insulina que proporciona una duración de acción más allá de las 42 horas que permite reducir con éxito el nivel de glucosa en sangre a largo plazo (HbA1C) y el riesgo de hipoglucemias. Y está indicado para el tratamiento de las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 que tengan más de un año.

Por otro lado”, añade este experto, “existe una ventaja adicional que es la flexibilidad, es decir, que si un día a la persona se le olvida ponerse la insulina puede administrársela varias horas más tarde sin repercusión en el control metabólico. Esto es especialmente importante si hay que hacer viajes largos con cambio de horario o se trabaja en turnos variables de mañana/tarde/noche. Y una ventaja también en el caso de personas dependientes ya que facilita la administración de la insulina por parte de los familiares o el personal sanitario”.

De la teoría a la práctica
La insulina degludec está avalada por un amplio programa de ensayos clínicos, BEGIN, que ha contado con la participación de más de 11.000 pacientes. “Estos favorables resultados de eficacia, seguridad y flexibilidad obtenidos en los estudios también podemos constatarlos en la práctica clínica diaria”, afirma el Dr. Ángel Merchante, ponente y jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital General de Castellón.

En palabras del doctor Merchante, “las primeras experiencias en nuestro país son muy satisfactorias, tanto desde el punto de vista médico como del paciente, quien muestra mayor satisfacción y preferencia por insulina degludec frente a insulina glargina U100. Es, sin duda, un claro progreso no sólo por la flexibilidad que aporta a los pacientes sino porque estos tienen también un riesgo reducido de hipoglucemias, un efecto secundario que les genera inseguridad y miedo. Mientras que para nosotros, los médicos, la hipoglucemia es un freno a la hora de iniciar o intensificar los tratamientos antidiabéticos. De esta forma, se cubren las principales necesidades y demandas de médicos y pacientes”.

Asimismo, su dispositivo de inyección es sencillo y cómodo. “El botón de inyección de la insulina requiere menos fuerza y una vez administrada la dosis se escucha un clic audible. Esto, unido a una administración precisa de la dosis, favorece la adherencia al tratamiento y te da la confianza de que la administración de la dosis es la correcta y completa”, explica Mercedes Galindo, enfermera educadora en diabetes del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico San Carlos.