No se pierda

Nuevo hallazgo sobre el cerebro podría ayudar a tratar la sordera unilateral

13 de mayo, 2016
sordera

Un nuevo descubrimiento podría ayudar a las personas que sufren de sordera unilateral (SSD) a encontrar un tratamiento más rápido y potencialmente podría conducir a una cura.

La SSD afecta a alrededor de 9.000 personas al año en el Reino Unido, y alrededor de 60.000 al año en EE.UU.. Puede ser causada por una serie de motivos – desde infecciones virales a tumores cerebrales – y actualmente es incurable y difícil de tratar. Los síntomas de la SSD incluyen problemas de audición, dificultades para filtrar el ruido de fondo, y la dificultad para determinar la dirección del sonido.

Un obstáculo importante para encontrar el mejor tratamiento ha sido la actual falta de biomarcadores con los que medir la eficacia de un tratamiento, pero el doctor Srikantan Nagarajan y el Dr. Steven Cheung, científicos de la Universidad de California, han estado buscando en la plasticidad cerebral la respuesta al desarrollo de SSD. Su reciente descubrimiento podría allanar el camino para el desarrollo de dichos biomarcadores, y potencialmente, para una cura.

La plasticidad cerebral es la capacidad del cerebro para modificar su propia estructura y funcionar en respuesta a los cambios del cuerpo (por ejemplo, enfermedad) o factores externos. Está en la base de la función normal del cerebro: nos ayuda a aprender y cambiar nuestro comportamiento siendo niños y, como adultos, puede ayudarnos a superar las lesiones cerebrales, utilizar prótesis, usar dispositivos de audición y demás. Con el desarrollo de nuevos métodos para estudiar la plasticidad del cerebro, los investigadores están aprendiendo más acerca de cómo funciona y cambia, y cómo aprovechar este conocimiento para nuestro beneficio.

Este estudio utilizó imágenes multi-modales (MMI), un nuevo método que combina varias técnicas de imágenes cerebrales para observar los cambios en el cerebro. Es una herramienta de gran alcance, que ayuda a los científicos observar cómo el cerebro se reorganiza durante el aprendizaje y la enfermedad, y tiene muchas aplicaciones importantes. En este estudio, los científicos utilizaron imágenes de magnetoencefalografía (MEGI), así como resonancias magnéticas, para examinar las cortezas auditivas de 26 sujetos – 13 personas con SSD, y 13 con audición normal.

Hay dos cortezas auditivas en el cerebro humano, una en cada hemisferio. Las neuronas en estas cortezas disponen de un “mapa tonotópico“, es decir, que están dispuestas de acuerdo a las frecuencias de sonido a las que responden mejor. Así, las neuronas activadas por una frecuencia de sonido, se encuentran cerca de las neuronas activadas por una frecuencia similar.

Los 26 sujetos fueron expuestos a sonidos de diferentes frecuencias, mientras que los investigadores monitorearon las zonas de activación en sus cortezas auditivas. Observaron la propagación de la activación de las neuronas a través de los mapas tonotópicos en ambos hemisferios cerebrales, y diferencias significativas entre los dos grupos de sujetos. La propagación de la activación era simétrica en las cortezas de los hemisferios del cerebro en sujetos con audición normal, pero no en los pacientes con SSD. En esos casos, la propagación de la activación de las neuronas se extendió en un hemisferio y se redujo en el otro.

Este descubrimiento demuestra la plasticidad de los dos hemisferios del cerebro en los pacientes con SSD, y es un paso importante hacia el desarrollo de biomarcadores para guiar las opciones de tratamiento. En última instancia, puede incluso ser posible utilizar esta plasticidad para desarrollar terapias para curar la enfermedad: mediante el uso de la estimulación cerebral para restaurar una relación interhemisférica normal, los científicos pueden ser capaces de restaurar el procesamiento auditivo normal, devolviendo a los enfermos una vida que esté menos afectada por esta limitación en la audición y comunicación.
..Susana Calvo