Inicio ASP La melatonina reduce la presión arterial y ajusta los ritmos circadianos alterados...

La melatonina reduce la presión arterial y ajusta los ritmos circadianos alterados en ancianos

Compartir

El aumento de la presión arterial y la reducción de la robustez de los ritmos circadianos son frecuentes en personas de edad avanzada. El presente estudio se propuso investigar si pueden revertirse estos cambios mediante la ingestión diaria de melatonina.

Cuanto más mayores nos hacemos, más probable será que nuestros ritmos circadianos se alteren. Por ejemplo, la presión arterial (PA), no sólo tiende a aumentar, pero también a ser más irregular. Por suerte, como demuestra la investigación publicada en Bentham Science, la melatonina ayuda a mejorar ambas tendencias.

Se estudiaron a 63 encuestados mayores de una edad media de 80 años durante 3 semanas consecutivas. Se recogieron datos de control de la primera semana durante 7 días consecutivos. Durante las 2 semanas siguientes, se les administró una dosis baja de melatonina (1,5 mg) al día por la noche (a las 10:30 p.m.). En la tercera semana, se monitearon de nuevo los datos.

La melatonina redujo significativamente la PA. El efecto hipotensor era dependiente del tiempo. El efecto de la melatonina de disminución de la presión arterial sistólica máxima cae entre las 03:00 y las 08:00 de la mañana, el momento de mayor riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La PA durante la noche y la mañana disminuyó significativamente en un promedio de -8 / 3,5 mmHg para la PAS / PAD, respectivamente.

Por otra parte, cuanto mayor fue la presión sistólica media durante la primera semana, más cayó en la segunda semana de administración de la melatonina. La melatonina también redujo la variabilidad general de la PA.

La melatonina resultó eficaz en la sincronización de los ritmos circadianos interrumpidos de la PA, la frecuencia cardiaca y la temperatura corporal, haciendo que estos ritmos circadianos fuesen más equilibrados y menos irregulares. No se observó ninguno de estos efectos en los 34 adultos mayores tratados con placebo, lo que excluye la posibilidad de que los ritmos pudieran mejorar sólo gracias a un horario regular y la presencia de personal médico que tomaba las mediciones.

En conclusión, la melatonina puede aportar gran valor para las personas de edad avanzada que sufren de hipertensión como sustancia adyuvante que complemente a la medicación básica, ya que es capaz de estabilizar la PA circadiana, los perfiles de la frecuencia cardíaca y sus relaciones de fase. La mejora de las funciones del marcapasos circadiano también puede proporcionar una nueva estrategia para el tratamiento de la hipertensión.
..Susana Calvo