No se pierda

Una terapia pseudocientífica se llevó la vida de un joven de 21 años con leucemia; su padre denuncia al falso curandero que lo trató

23 de mayo, 2016
Tratamientos pseudocientíficos

Que a un joven de 21 años le digan que tiene leucemia, de golpe y porrazo hace que pase ante él todos los proyectos que de una forma u otra daban sentido a la vida que hace apenas dos décadas estaba viviendo y que desde el momento en que recibe ese terrible diagnóstico, las ganas de vivir, y la incertidumbre están presentes en su vida.

Mario era un joven de Burjassot (Valencia) que, con solo 21 años se le diagnosticó leucemia, una enfermedad que acabaría con su vida tan sólo seis meses después.

Como informa La Vanguardia, el tratamiento que el Hospital Arnau de Vilanova de Valencia le propuso, y que consistía en sesiones de quimioterapia y trasplante de médula ósea, fue rechazado por él, y es que optó por una terapia pseudocientífica que, basada en vitaminas, fue a instancias de su madre, aficionada a las llamadas “terapias alternativas”.

El caso fue denunciado hace dos años a la Justicia por su padre, Julián Rodríguez que creó la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP).

José Ramón Llorente, que así se llama el terapeuta que trató a Mario, y que es presidente de la Asociación Española de Nutrición Ortomolecular, a pesar de carecer de titulación médica, como denuncia el padre, se aseguraba de “ser capaz de curar el cáncer con vitaminas”. Se presentaba como experto en “medicina natural y ortomolecular”, que fue el cartel que la Consellería de Sanitat le retiró tras confirmar que no tiene titulación en Medicina.

El informe judicial, al que ha tenido acceso exclusivo La Vanguardia, consta que el denunciante aportó un recurso en el que se recoge el hecho de que su hijo recibió un “tratamiento con elementos contraproducentes” que, consistente en “hongos o alcohol”, le supuso un gasto económico de 4.000 euros.

Intrusismo al anunciarse como experto en medicina que cura el cáncer

En el texto las magistradas creen que la documentación aportada corrobora el “intrusismo del denunciado” por anunciarse como “experto en medicina que aborda el cáncer”, ya que aparecía en vídeos donde usaba terminología “de apariencia médica” explicando las ventajas de su tratamiento con vitaminas frente a la quimioterapia.

La Vanguardia se ha puesto en contacto con José Ramón Llorente, pero este ha hecho caso omiso “por recomendación” de su abogado. El denunciado que, presume de llevar 44 años trabajando, cree que hay “personas que están mintiendo descaradamente por una cuestión de intereses” y considera que, según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2105 “murieron 104.000 personas siguiendo tratamientos de oncología”.

Mario, al ser mayor de edad, aceptó voluntariamente el tratamiento, un hecho que su padre cuestiona. Y es como recoge La Vanguardia, alega en un escrito que su hijo estaba “desorientado” al recibir una noticia de tal calado siendo tan joven, lo que le dejó en una situación de desventaja ante los mandatos en forma de postulados de “un entendido en medicina naturista”. Cuenta que “metió miedo” a su hijo asegurando que sería difícil que pudiese aguantar más sesiones de quimioterapias y que este se dio cuenta del error cuando ya era demasiado tarde.

Se reabre el caso
Cuando el Juzgado de Instrucción Nº7 de Valencia estaba a punto de archivar la causa, la Audiencia Provincial ha reabierto el caso por un presunto delito de intrusismo profesional. El denunciado se enfrenta a una pena de hasta dos años de prisión.

Julián Rodríguez sigue luchando con su asociación para que no se produzcan nuevos casos como le sucedió a su hijo. La entidad reclama que las personas que carecen de estudios médicos acreditados por organismos oficiales no están en disposición de poder ofertar terapias curativas, además de que no se pueden publicitar la cura de enfermedades sin datos que lo corroboren. Por otra parte, pondera y potencia un pensamiento crítico y científico que evite “posibles manipuladores de pseudocientíficos”.

También, en Change.org ha impulsado una campaña en la que cuenta su historia. El titular reza así: “Pongan fin a las ‘falsas terapias’, a mi hijo Mario le costó la suya”.
..Redacción