Inicio ASP Dr. Angel Cacho: El problema sigue siendo cómo motivar al profesional

Dr. Angel Cacho: El problema sigue siendo cómo motivar al profesional

Compartir

El Dr. Angel Cacho es uno de los profesionales con más prestigio y conocimiento de la situación de la Atención Primaria en Madrid. Siempre es conveniente escuchar su experiencia y aprovechar porque es un valor insustituible en la sanidad madrileña.

Carga de trabajo, cupos excesivos, plantillas insuficientes… ¿qué se puede proponer desde AP para paliar la sobrecarga que sea posible?
Desde que se hicieron evidentes estas dificultades, en el Informe ABRIL de 1991, hace más de 25 años, los médicos de primaria hemos visto aparecer con frecuencia creciente propuestas de soluciones, modelos de gestión, más y más profesionales han pasado de la asistencia a la gestión. El espacio físico dedicado a gestores de la sanidad crece y crece. Sería interesante conocer cuántas personas trabajan entre el consejero de Sanidad y los directores de Centro de Salud, que son los últimos que ven pacientes…¡y no mentir en la respuesta! Toda esa burocracia ¿Cómo y cuánto mejora al paciente?

Podemos revisar todo este documento y veremos cómo han persistido los problemas y no se han aplicado las soluciones, pero la pregunta puede enfocarse desde la visión de ese informe: “La gestión actual del sistema como obstáculo para su desarrollo”

¿Es posible paliar la sobrecarga? Creo que sí y que una solución es “desburocratizar” y menos gestión.

El 90% de los pacientes crónicos piden cambios en el SNS, que son los que más cargan las consultas de AP, ¿sería bueno para ellos y para el sistema que tuvieran una atención fuera de AP de alguna manera?
Los ingleses están en lo mismo, revisando la organización de su AP. Analizan como se distribuye el tiempo en los servicios de enfermería y atención primaria a ver si mejoran la efectividad, y han encontrado que solo el 26% del tiempo de las enfermeras se destina a la atención a pacientes y lo han aumentado al doble reduciendo el dedicado a burocracia. Nosotros tenemos cientos y cientos de personas dedicados a ver cómo organizar el trabajo de los otros, a participar y organizar foros de debate, comisiones, grupos de trabajo, recabando documentos a los que atienden a los pacientes para justificar su propio empleo, cuando se proponen medidas desburocratizadoras la respuesta es aniquilar al que las propone porque “hasta a eso podíamos llegar, eso son palabras mayores, se trata de nuestro empleo y nuestro sueldo”, “y yo no puedo volver a la asistencia” etc, etc.

A los que trabajan en Atención Primaria les dicen que son importantes, la puerta de entrada, pero les tratan mal y acaban pensando que son el felpudo o el cartel informador de la puerta de entrada. En el sistema privado el paciente cuando tiene claro el especialista que precisa no pasa por primaria. En la asistencia pública el especialista utiliza al médico de primaria como barrera y como secretaria y sobrecarga su trabajo: Tras una consulta en urgencias o en especializada el especialista escribe el informe en el que detalla la medicación, pero no hace las recetas, el paciente va a la farmacia las compra y pide cita en primaria para que se las hagan y llevarlas a la farmacia para que le devuelvan el dinero.

Posible mejora: el especialista o en urgencias hacen sus recetas que quedan en la historia clínica única del paciente para que la vea el resto. Esto reduce la lista de espera del de primaria en más de diez personas a la semana.

En Madrid se han hecho cosas, en los últimos tiempos, que mejoran la situación, la figura y el trabajo de los directores de continuidad asistencia, armoniza los intereses e integra a los profesionales de primaria, especializada y sociosanitaria.

Precisamos un modelo de historia clínica común, en primaria, toda la hospitalaria y la sociosanitaria ¿Por qué no es así? “viene de atrás, fueron los anteriores”, dicen.

Historia Clínica común, toda la Historia Clínica común: primaria, sociosanitaria, residencias públicas, privadas… Son medidas que reducen la carga de trabajo.En la comunidad de Madrid hay suficientes y consolidadas experiencias de telemedicina en tiempo real, pero sustentadas en el voluntarismo. Por ejemplo una consulta semanal de teledermatología en el centro de salud en los que se hace es un gran éxito. Igual pasaría con consultas entre el especialista, el paciente y el de primaria.

El problema sigue siendo ¿cómo motivar al profesional?

Hipertensión, diabetes, dolor, alergia, paliativos… el médico de AP necesita un enorme conocimiento actualizado ¿siguen faltando formacion?, ¿debe venir a través de las sociedades científicas, de los laboratorios, de los Colegios o es una iniciativa personal?
¿Quién la paga? y ¿quién beneficia? En los centros de salud hay un proceso de autoformación, con sesiones de entre 45 minutos, 1 hora y 1 hora y media sobre lo que realmente se siente que se necesita. Las sesiones son muy buenas y sin pérdidas de tiempo, desplazamientos ni suplentes. Las sociedades científicas de primaria, por ejemplo.

El sistema de formación continuo de SEMERGEN, por ejemplo, se llama DPC y es excelente, constante a tu propio ritmo. Justifica hacerse socio de una de estas sociedades.

Tiene que ser una iniciativa personal que utilice los medios a tu disposición, los de la administración y los de las sociedades.

Hay muchas posibilidades de formación. Solo hay que seleccionarla.

Recetas en Urgencias, ¿quién está más saturado?, ¿debe tener acceso Urgencias a la Historia Clínica y poder hacer receta electrónica?. ¿Cómo ese puede avanzar en este problema sin generar un conflicto de especialidades?
Todo sanitario que asiste a un enfermo tiene que tener toda la información posible, todo el tiempo posible para escribir lo que va viendo y haciendo, y acceso a lo que el enfermo toma, lo que le manda y porqué lo hace lo que le recomienda a enfermería o a primaria, etc. Lo contrario, ¿sería bueno para el enfermo?

Es inadmisible tener un único sistema sanitario con distintos software. Hay que unificar todo, antes de preguntarnos lo que nos preguntamos de la industria farmacéutica hay que preguntarse también sobre la industria informática.
..Redacción