Inicio ASP Neumonía es la primera causa de mortalidad por infecciones agudas en los...

Neumonía es la primera causa de mortalidad por infecciones agudas en los pacientes pluripatológicos

Compartir

El paciente pluripatológico se caracteriza por sufrir dos o más enfermedades crónicas y por tener una edad avanzada. Estos pacientes suelen tener una media de edad de 78 años, presentando más riesgo de infecciones debido a los cambios inmunológicos relacionados con el envejecimiento, la desnutrición, la concurrencia de múltiples enfermedades crónicas y el deterioro funcional y cognitivo, entre otras cuestiones.

La infección más frecuente en este grupo de pacientes es la neumonía, que es la primera causa infecciosa de alta hospitalaria en los Servicios de Medicina Interna y la primera causa de mortalidad infecciosa aguda en este grupo, seguida de otras como la septicemia por infecciones urinarias, del tracto biliar e intraabodominales, y las infecciones del sistema nervioso.

Estos datos son abordados en la VIII Reunión del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebra en Madrid y a la que asisten más de 150 internistas. Así, el doctor Alberto Ruiz Cantero, coordinador del Grupo de Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada de la SEMI señala que “la presencia de enfermedades crónicas aumenta con la edad, y con el tiempo irán aumentando progresivamente a nivel mundial y en nuestro país si no se toman medidas desde la promoción y prevención para ello”.

Además, añade el experto, “los errores médicos, dosis de fármacos y las pruebas de laboratorios, entre otras cuestiones, aumentan en el caso de las enfermedades crónicas hasta un 20% si el paciente es atendido por cuatro o más médicos que cuando es atendido por uno o dos profesionales sanitarios”.

Planes para una mejor asistencia a pacientes crónicos y pluripatológicos
Organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), entre otros, aconsejan la implantación de estrategias para abordar la cronicidad y la pluripatología.

Los sistemas sanitarios actuales no están preparados para dar respuesta a las personas con enfermedades crónicas, por lo que debe favorecerse un cambio y adaptación de los mismos, centrándose en el paciente y no en la enfermedad. La promoción y la prevención debe ser proactiva y planificada, integrada por tanto a través del tiempo, lugar y condiciones de salud de cada paciente”, manifiesta el experto.

Así, en los últimos años se han elaborado varias estrategias de cronicidad por parte del Ministerio de Sanidad y de las Comunidades Autónomas. Un ejemplo de ello es el Proceso Asistencial Integrado (PAI) editado por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía en 2002 y que actualmente está en proceso de actualización, donde se establecen una serie de enfermedades agrupadas en categorías clínicas.

Ya en el año 2013 se editó el Proceso de Pacientes con enfermedades crónicas complejas y pluripatologicos en el que participaron la SEMI, la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) y la Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y Atención Primaria (FAECAP). “En él se incluyen grandes hitos como el mantenimiento de la continuidad asistencial desde un Plan de Asistencia Compartida entre los equipos de Atención Primaria y Medicina Interna y el abordaje de los pacientes pluripatológicos desde una perspectiva sanitaria y social, ya que muchos de estos casos de enfermedades comienzan por desigualdad social”, aclara el especialista.

Pacientes de edad avanzada y diabetes
La diabetes es una de las enfermedades que más patologías asociadas conlleva. Así, según un informe de la OCDE de 2013, solo un 14% de los pacientes con diabetes tienen esa enfermedad única; mientras que un 20% presentan dos enfermedades, 19% tres enfermedades y un 47% más de tres. “Ello supone que el 85% de las personas con diabetes padecen dos o más enfermedades”, explica el doctor Alberto Ruiz Cantero.

En este sentido, según varios estudios hay una asociación en las personas que padecen diabetes mellitus tipo 2 (DM2) y el deterioro cognitivo. “Por ello, se considera a la diabetes como un factor de riesgo tanto para la demencia vascular como para la enfermedad de Alzheimer”, incide el especialista.

Algo similar ocurre en pacientes pluripatológicos con demencia ya que el 95% de ellos tienen dos o más enfermedades asociadas y el 64% tienen más de tres. También sucede de la misma manera en pacientes con insuficiencia cardiaca, ictus, fibrilación auricular o cardiopatía isquémica, que sufren en más del 50% de los casos más de tres enfermedades.