No se pierda

La malnutrición y la obesidad se han convertido en “nueva norma” en muchos países, según informe

17 de junio, 2016
Malnutrición y obesidad

Las tasas de malnutrición y el sobrepeso están creciendo en casi todas las regiones del mundo, y es que según un informe divulgado esta semana en Washington, hasta un 44% de los países con datos disponibles cuenta con tasas graves, un dato que manifiesta un problema que, a día de hoy, no se exagera al decir que se han convertido en la “nueva norma” en muchas naciones, .

Uno de cada tres personas sufre alguna forma de malnutrición. Vivimos en un mundo en el que estar mal alimentado es la nueva norma. Y es algo que debemos considerar totalmente inaceptable”, afirma Lawrence Haddad, coautor del informe ‘Informe de la nutrición mundial’ e investigador del instituto que lo ha elaborado, el International Food Policy Research Institute.

El documento que se basa en datos de 129 países, señala los “insuficientes” progresos registrados para combatir la malnutrición, especialmente en la reducción de anemia entre las mujeres, y prevenir mayores alzas en la diabetes entre los adultos.

Una de cada 12 personas cuenta con diabetes en el mundo, y cerca de 2.000 millones son obesos o presentan sobrepeso”, afirma Corinna Hawkes, coautora del ‘Informe de la nutrición mundial’.

Desde deficiencias en determinados minerales y vitaminas de las personas con menor alimentación de la necesaria, así como altos niveles de azúcar, sal, grasas o colesterol en la sangre de los obesos, son condiciones que contempla la malnutrición y que como indica Hawkes, “están aumentando la presión sobre sistemas de salud ya muy frágiles”.

Pérdidas económicas, tanto por la carencia como por el exceso de alimentación
Ya sea por carencia o exceso de alimentación, las pérdidas económicas se producen; así, por ejemplo, en África y Asia, se pierde anualmente el 11% del producto interior bruto (PIB) debido a los costes asociados a la malnutrición mientras que en Estados Unidos, cuando una familia cuenta con una persona obesa, se gasta una media de 8% más en cuidados de salud.

No obstante, el informe muestra considerables avances, como son los casos de Perú y Malawi, donde se ha producido un aumento en los niveles de lactancia y reducción de la anemia; o Jamaica, en los de sobrepeso.

Para 2025 si se quieren cumplir con los objetivos, los esfuerzos económicos a realizar son considerables, y es que, a día de hoy, se calcula que el déficit de financiación es de 70.000 millones de dólares.

Entre esos objetivos, están reducir la anemia en mujeres en edad reproductiva en un 50%, rebajar un 30% los bebés que nacen con poco peso, elevar en un 50% la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y reducir en un 30% el consumo de sal entre adultos.
..Redacción