No se pierda

El diagnóstico precoz es la terapia clave para el tratamiento de la aspergilosis invasiva mortal

4 de julio, 2016
aspergilosis

Las nuevas terapias están mejorando la atención, pero el diagnóstico precoz sigue siendo crítico para el tratamiento efectivo de una infección fúngica invasiva potencialmente mortal, según las nuevas directrices marcadas por la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (IDSA) y publicadas en la revista Clinical Infectious Diseases.

Las directrices actualizadas se centran en el diagnóstico y tratamiento de las principales formas de aspergilosis: alérgicas, crónicas e invasivas, siendo esta última la que mata de un 40 a un 80 por ciento de las personas con infección generalizada.

El Aspergillus es un moho que está en el aire que respiramos, en particular en aparatos de aire acondicionado y en zonas dañadas por las inundaciones. Aunque generalmente es inofensivo, puede causar una reacción alérgica o problemas pulmonares crónicos en algunas personas y enfermedades graves e invasivas en pacientes vulnerables. Los que están en mayor riesgo son las personas cuyo sistema inmune está debilitado, como las que se someten a trasplantes de células madre, y de pulmón y otros órganos. La infección también puede afectar a personas con influenza severa o que toman esteroides a largo plazo, o pacientes en la unidad de cuidados intensivos.

La aspergilosis invasiva a menudo se pasa por alto, pero el diagnóstico y tratamiento precoz son clave“, dijo Thomas Patterson, MD, autor principal de las directrices, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas y profesor de medicina en el Health Science Center de la Universidad de Texas en San Antonio. “Estas son infecciones complicadas con una serie de opciones de tratamiento. Los pacientes se benefician realmente de un enfoque multidisciplinario, incluyendo la experiencia de un especialista en enfermedades infecciosas“.

Como actualización de las directrices de 2008, las nuevas directrices para el diagnóstico y tratamiento de la aspergilosis destacan la evidencia creciente de las recomendaciones de terapia antifúngica, así como pruebas de diagnóstico.

Un mejor uso de las herramientas de diagnóstico ha mejorado la capacidad de identificar antes la infección, señalan las directrices. Estas incluyen análisis de sangre, cultivos e imágenes por tomografía computarizada (TC). Dado que algunos de los métodos son invasivos – como la toma de una cultivo directamente de los pulmones – los médicos a menudo son reacios a seguir adelante. Debido a que la infección es tan mortal, los médicos deberían poner su energía en diagnosticar a pacientes sospechosos de tener la infección, señala el doctor Patterson.

Adicionalmente, nuevos medicamentos antifúngicos, mejor tolerados y más eficaces, o versiones de los medicamentos existentes (por ejemplo, de liberación prolongada) han mejorado la atención, incluyendo isavuconazol y posaconazol. En algunos casos, se recomienda la terapia combinada de voriconazol con una equinocandina para ciertos pacientes de alto riesgo.

Dado que la aspergilosis invasiva es tan mortal, las directrices recomiendan tratar a algunos pacientes con mayor riesgo con antimicóticos para prevenir la infección, incluyendo aquellos con neutropenia y enfermedad injerto contra huésped (EICH). Otra estrategia de prevención es el uso de sistemas de filtración especiales para pacientes inmunodepresivos hospitalizados.

La aspergilosis invasiva afecta a cerca de 200.000 personas en todo el mundo, dijo el Dr. Patterson. La forma alérgica es la más común y afecta a más de 4 millones de personas en todo el mundo, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Las personas con asma y fibrosis quística tienen el riesgo más alto de desarrollar aspergilosis alérgica. La otra forma principal es la aspergilosis pulmonar crónica, que puede afectar a personas sanas, y se produce en alrededor de 400.000 personas en todo el mundo, señala el CDC. Aunque las formas alérgicas y crónicas de aspergilosis requieren tratamiento, normalmente no son mortales.
..Susana Calvo