No se pierda

¿Más móviles, mejores médicos?, caminando hacia el futuro

6 de julio, 2016
App diabetes

Uno de los objetivos de la tecnología es hacer la vida más cómoda a toda la sociedad, incluidos pacientes y médicos. Reducir las visitas al médico al mínimo imprescindible no solo es un ahorro de tiempo, es también  un ahorro de costes para todo el sistema sanitario y para los propios pacientes. Un estudio realizado por la revista Journal of Medical Internet Research hace pocos meses detectó que los pacientes que usa una determinada app probada en Toronto había logrado una fuerte reducción de visitas al médico y de los gastos que esto conlleva, añadiendo una sustancial satisfacción de los pacientes.

Las apps que facilitan la consulta generan una mayor satisfacción para el paciente porque el médico tiene la posibilidad de recibir información del paciente entre visitas (que de esta manera pueden espaciarse), y el paciente tiene una ayuda constante para mantener el tratamiento completo y personalizado.

Un estudio de The Wall Street Journal asegura que hay varios centros médicos que están desarrollando estas apps que implican un cambio en la relación médico-paciente, facilitando la consulta del paciente y dándole mayor información al médico. Son aplicaciones diferentes de las habituales en las que el paciente no envía información al facultativo y que son manejadas con independencia del médico.

Está nueva fórmula de relación médico-paciente tiene un claro destino en los pacientes crónicos y los tratamientos de enfermedades graves que necesitan recuperaciones largas y complejas, en las que la mayor información aportada ayuda al médico a la toma de decisiones porque a mayor integración en la rutina diaria del paciente, mayor capacidad de correcciones. Estas apps van mucho más allá de recordatorios de medicación, ya que incluyen anotaciones del paciente sobre su propia sintomatología.

Según un informe publicado por la consultora Research2Gudiance, un tercio de los 250 millones de usuarios de teléfonos inteligentes con conexión a internet tendría en 2015 instalada al menos una aplicación de salud, de las que el 70% son para mejorar el bienestar o potenciar el ejercicio físico del paciente, y el 30% restante son para uso de los profesionales con sus pacientes. Hay aplicaciones para el intercambio de radiografías, diarios para epilépticos y diabéticos o para avisar de los fármacos que deben tomarse los pacientes.

mHealth: acompañamiento al paciente desde el móvil
Desde 2013 el crecimiento de los dispositivos móviles con conexión a internet está en aumento de forma imparable, pasando del 59% al 80% de penetración, y el sistema sanitario puede beneficiarse de la generalización del uso de estos dispositivos con la mejora del acceso a la asistencia sanitaria, la simplificación de procesos administrativos, las funciones de vigilancia de la salud y las respuestas en caso de emergencia, como principales ventajas.

No obstante, es necesaria una inversión en educación y desarrollo de aplicaciones para que los riesgos de contenidos erróneos, por falta de fundamento científico, no lleguen a sustituir el consejo de un profesional médico por información de carácter general que no se ajuste a sus necesidades. No solo debe trabajarse en la prevalencia de la seguridad informativa, sino también en la lucha contra el aumento del superdiagnóstico del paciente.
..Dr. José López Ortega