No se pierda

Investigadores han identificado las neuronas que dicen al cerebro cuando dejar de beber

8 de julio, 2016
alcoholismo

Mediante la activación de unas neuronas en concreto, podemos ser capaces de influir en el comportamiento de consumo de alcohol, de acuerdo con los nuevos hallazgos publicados por investigadores de la Universidad de Texas A & M Health Science Center College of Medicine, en la revista Biological Psychiatry.

Una investigación previa del grupo demostró que el consumo de alcohol altera la estructura física y la función de las neuronas, llamadas neuronas espinosas medianas, del cuerpo estriado dorsomedial. En esencia, observaron que la activación de un tipo de neurona, llamada D1, determina si tomar una bebida conduce a tomar dos. Ahora, han descubierto las que nos dicen que paremos.

Estas neuronas se pueden considerar como un árbol, con muchas ramas, y muchas pequeñas protuberancias, o espinas, que salen de ellas. Cada neurona tiene uno de los dos tipos de receptores de dopamina -D1 o D2-, por lo que se pueden considerar como neuronas D1 o neuronas D2. Las neuronas D1 forman parte de una vía llamada de manera informal “go” en el cerebro, mientras que las neuronas D2 están en la vía de “no-go”. En otras palabras, cuando se activan las neuronas D2, desalientan la acción – te dicen que esperes, que pares, que no hagas nada.

Al menos desde el punto de vista de la adicción, las neuronas D2 son buenas“, dijo Jun Wang, MD, PhD, autor del artículo y profesor asistente en el Departamento de Neurociencia y Terapéutica Experimental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas. “Cuando se activan, inhiben el comportamiento de beber. Por lo tanto su activación es importante para evitar conductas problemáticas en relación con la bebida“.

El problema es que, incluso en individuos que no son alcohólicos, las neuronas D2 tienden a ser desactivadas cuando bebemos demasiado. Esta desactivación significa que no hay nada que nos diga que dejemos de beber, así que bebemos más, como un círculo vicioso.

Los investigadores observaron que en modelos animales, los ciclos repetidos de ingesta excesiva de alcohol, seguidos de abstención de alcohol, cambió realmente la intensidad de estas conexiones neuronales, haciendo a las señales D2 menos potentes – lo que se traduce en entrenar al individuo para que busque alcohol. “Piensen en el comportamiento de consumo excesivo de alcohol de tantos adultos jóvenes“, dijo Wang. “Es probable que estén haciendo lo mismo que hemos demostrado, se produce la inhibición de estas neuronas llamadas” buenas “, lo que contribuye a un mayor consumo de alcohol“.

Estos resultados proporcionan una idea de otro mecanismo que subyace a la complicada enfermedad que llamamos alcoholismo. “Nuestra investigación actual y la anterior son básicamente dos caras de la misma moneda“, dijo Wang. “Las neuronas espinosas medianas D1 y D2 tienen roles esencialmente opuestos en el consumo de alcohol“.

Mediante la manipulación de la actividad de estas neuronas, los investigadores fueron capaces de cambiar el comportamiento de consumo de alcohol en modelos animales que habían sido “entrenados” para buscar alcohol. Mediante la activación de las neuronas D2, fueron capaces de reducir el consumo de alcohol, y cuanto más se activaron las neuronas D2, más probabilidades hubo de que el efecto fuera mayor.

La investigación fue financiada en parte gracias a una subvención del Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIAAA).
Aunque Wang advierte que todavía estamos muy lejos de que sea probado en seres humanos, pero, en teoría, si algún día se pudieran utilizar fármacos o estimulación eléctrica o algún otro método de activación de las neuronas D2 – llamadas neuronas “no-go” – entonces podrían ser capaces de evitar que los alcohólicos quieran otra bebida. “Ese es el objetivo final“, dijo Wang. “Espero que con el tiempo estos hallazgos puedan ser utilizados para tratar la adicción al alcohol“.
..Susana Calvo