No se pierda

El uso de drones puede ahorrar un 20% el coste de las vacunas en países en desarrollo, según estudio

8 de julio, 2016
Dron vacuna

Un estudio realizado por un equipo de investigadores del Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health y del Pittsburgh Supercomputing Center de Estados Unidos, ha mostrado que el uso de drones puede ahorrar hasta un 20% el coste de las vacunas en países en desarrollo.

En concreto, la investigación que, ha sido publicada en Elsevier Vaccine, señala que el empleo de drones podría aumentar la disponibilidad de las vacunas y, potencialmente, llegar a inmunizar al 96% de la población objetiva (contra el 94% que consiguen los medios terrestres). Unos beneficios no solamente de cobertura, sino también económicos, ya que supondría un ahorro significativo de 8 céntimos por dosis administrada (aproximadamente un 20% menos).

Muchos países en desarrollo están teniendo problemas para conseguir vacunas que evitan que las personas caigan enfermas o mueran de enfermedades prevenibles. Se fabrican muchas vacunas, pero no sirven de nada si no pueden llegar a la gente que las necesitan. Es necesario encontrar urgentemente nuevas formas de hacerlo”, afirma el autor senior del estudio, Bruce Y. Lee. Y es que los drones son capaces de atravesar terrenos difíciles y reemplazar vehículos, por lo que el reparto de vacunas por este medio sería “más rápido y barato” que los medios terrestres tradicionales, limitados por las condiciones de las carreteras y sometidos a mayores costes de mantenimiento y de combustible.

Actualmente, prosigue Lee, los vehículos que transportan los viales no siempre son fiables o están disponibles en muchas áreas, por ello “asumiendo que los drones sean fiables y que puedan hacer los viajes necesarios siendo conducidos por operadores entrenados”, concluye que “podrían ser un medio de transporte más barato y ser especialmente valiosos donde sea necesario un envío urgente de vacunas no previsto”.

Más allá del uso militar
Los drones, se piensa que en la aplicación en la que más potencial y rédito se le está sacando es en la militar, pero no es así, y es que en el ámbito de la biomedicina también tiene un gran potencial.

A finales de abril, organizado por la Fundación Ramón Areces y la Fundación Pfizer, en el Foro de Innovación ‘Medicina exponencial, cómo la tecnología está transformando la medicina’ fue precisamente uno de los temas que se trató. Como explicaba Carlos Bernabéu González, CEO de Arborea Intellbird, a través de “esta tecnología aérea pilotada remotamente”, se permite el traslado de medicamentos o vacunas a zonas en las que la vida del hombre estaría en peligro; la detección de vectores (mosquitos transmisores del dengue o del zika), o el traslado de órganos o intervenir en procesos de emergencia, entre otras aplicaciones. Sin embargo, afirma Bernabéu González, de nada valdrá utilizar los drones sino se respeta las regulaciones de espacio-aéreo y las cuestiones de seguridad aérea.
..Emilio Ramirez