Inicio ASP Las revisiones rutinarias previenen el cáncer de cuello uterino en mujeres de...

Las revisiones rutinarias previenen el cáncer de cuello uterino en mujeres de edad avanzada

Compartir

Un nuevo estudio de la Universidad de Illinois confirma una relación entre la prueba rutinaria de Papanicolaou y un menor riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino en mujeres mayores de 65 años. Sin embargo, la mayoría de las guías de salud estadounidenses desalientan a las mujeres en ese rango de edad a que se hagan revisiones a menos que tengan factores de riesgo pre-existentes.

Los nuevos hallazgos están publicados en la revista Gynecologic Oncology.

Algunos estudios indican que las pruebas de Papanicolaou son innecesarias en edades avanzadas, mientras que otros muestran que hay un beneficio en el grupo de mayores de 65 años“, dijo Karin Rosenblatt, una epidemióloga de cáncer y profesora de kinesiología y salud comunitaria de Illinois. “Ha habido un gran debate sobre el tema“.

Las primeras investigaciones sobre la detección de cáncer de cuello uterino recomendaban no hacer pruebas a mujeres mayores de 50 años. Esto supuso que el límite de edad para el cribado se incrementara en los últimos años, al entender mejor los factores de riesgo de la enfermedad.
Si bien la incidencia de cáncer de cuello uterino es mayor en mujeres adultas menores de 65 años, las mayores de 65 años tienden a tener casos más fatales de la enfermedad“, dijo Rosenblatt.

Cuando se detecta a tiempo – a menudo a través de una prueba de Papanicolau – el tejido de cáncer cervical pre-maligno se puede eliminar o tratar para que no avance hacia un cáncer maligno.

Si se hacen revisiones periódicamente, hay una mayor probabilidad de que el médico lo identifique antes de que progrese a cáncer cervical maligno“, dijo Rosenblatt.

Rosenblatt evaluó si las pruebas periódicas de Papanicolaou reducen el riesgo de cáncer de cuello uterino, especialmente en mujeres mayores de 65 años.

Rosenblatt y su equipo analizaron los datos de facturación de Medicare de 1991-99 y extrajeron información de más de 1.200 mujeres que habían sido recientemente diagnosticadas con cáncer de cuello uterino, así como de un grupo de más de 10.000 pacientes que no tenían diagnóstico de cáncer. Los investigadores determinaron a qué pacientes se les había realizado una prueba de Papanicolaou entre dos y siete años antes del diagnóstico.

Hemos observado que el grupo con cáncer de cuello uterino recién diagnosticado era menos propenso a haberse sometido a una prueba de Papanicolaou, en comparación con el grupo control“, dijo Rosenblatt.

Estos resultados implican que las pruebas de Papanicolaou rutinarias son beneficiosas para prevenir el cáncer cervical maligno en mujeres mayores de 65 años, dijo.

Rosenblatt dijo que es necesario que haya un análisis de coste-beneficio más profundo de la realización de las pruebas de detección en mujeres de edad avanzada. Aunque existe un claro beneficio para el diagnóstico del cáncer de cuello uterino, para algunos grupos, como los que tienen una esperanza de vida corta o enfermedades comórbidas, las revisiones pueden ser innecesariamente invasivas.

Se necesita un mayor estudio de los beneficios y riesgos de hacer la prueba de Papanicolaou en ancianas“, concluyó Rosenblatt.
..Susana Calvo