No se pierda

La Unidad de Medicina Tropical de la Arrixaca atiende el mayor número de pacientes de la enfermedad de Chagas del mundo

12 de julio, 2016
Hospital Clínico Virgen de la Arrixaca

La Unidad de Medicina Tropical del Hospital Clínico Virgen de la Arrixaca de Murcia, ha tratado una media de 200 casos anuales de la enfermedad del mal de Chagas desde 2006, fecha en la que se puso en marcha, y que es la patología que más han tratado desde su creación.

Como informa a Europa Press, el director de la Unidad de Medicina Tropical, el Dr. Manuel Segovia, desde que fuese creada, se han diagnosticado a unos 2.500 pacientes con la enfermedad de Chagas, y hace seguimiento a unas 2.000 personas. “Tengo, quizás, uno de los mayores cúmulos de pacientes del mundo, bajo control, tanto fuera como dentro de zona endémica”, afirma.

Y es que en la Región de Murcia se estima que hay en torno a 6.000 personas infectadas sin saberlo, aunque como indica el Dr. Segovia, espera “que llegue el punto en que ya no diagnostiquemos más, al tratarse de una enfermedad importada”, pero, añade que, “de momento, seguimos teniendo muchos enfermos, y con suerte, los seguimos detectando de una manera relativamente precoz”.

Enfermedad silenciosa
La Unidad de Medicina Tropical del Hospital Clínico Virgen de la Arrixaca, que es de referencia regional, y operativa desde el año 2006, trabajan en ella cinco profesionales, de los que dos son facultativos especialistas en Medicina Tropical, una enfermera, una investigadora y una secretaria.

Las enfermedades tropicales que más se están viendo en esta Unidad durante los últimos años son, entre otras, el Chagas, la Malaria, Dengue, Esquistosomiasis y Filariasis, así como otras parasitosis, geohelmimtiasis, y algún caso de lepra u Oncocercosis.

El Dr. Segovia destaca la importancia que tiene el informar a la sociedad, como también el hacer un diagnóstico precoz de una enfermedad silenciosa. “Los pacientes no son conscientes de que tienen la enfermedad, que se manifiesta o bien con ciertas alteraciones como una cardiopatía o una alteración del tracto digestivo” y, una vez que se producen “la mayoría de las veces, son irreversibles”.

Asimismo, señala que el riesgo de contagio es ínfimo en la Región de Murcia, y es que el control en las donaciones de sangre y órganos es máximo en la Región, además, no existe el vector transmisor de la enfermedad y se trata en la mayoría de casos de infecciones crónicas contraídas en América del Sur y Central.

El experto recomienda a las personas que procedan de países latinoamericanos de zona endémica, que consulten si son o no portadores de la enfermedad de Chagas a su médico de cabecera, a sus centros de Atención Primaria, a las de unidades de Medicina Tropical, sobre todo las mujeres que están en edad fértil para evitar que puedan transmitir la enfermedad a sus bebés.

Así como también a las personas que tengan intención de viajar a zonas tropicales que acudan a las Unidades de Medicina Tropical o centros de Sanidad Exterior para que se les aconseje y se les indique las vacunas que sean necesarias y obligatorias en cada caso, recalcando que “no es cuestión de ponérselas dos días antes” sino que “es convenientente acudir con tiempo”.

Una de las 17 enfermedades olvidadas por la OMS
Declarada como una de las 17 “enfermedades olvidadas” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de ocho millones de personas en todo el mundo están afectadas por la enfermedad de Chagas aunque solamente el 30% la desarrolla. De los más de 80.000 casos de Chagas que hay en Europa, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de 42.000 están en España.

La enfermedad de Chagas, también llamada tripanosomiasis americana, lleva el nombre de Carlos Ribeiro Justiniano Chagas, médico brasileño que la descubrió en 1909. Se trata de una infección parasitaria, sistémica y crónica, que es causada por un parásito protozoario, el Trypanosoma cruzi.

Patología que, se encuentra sobre todo en zonas endémicas de 21 países de América Latina, donde se transmite a los seres humanos principalmente por las heces de insectos triatomíneos, que recibe distintos nombres según la zona geográfica y el país, así, se puede llamar vinchuca, chinche, barbeiro, pito o chicha guazú, entre otros. La infección también se puede adquirir mediante transfusión de sangre, transmisión congénita (de la madre infectada a su hijo) y órganos donados, aunque estos modos de transmisión son menos frecuentes.

En sus orígenes, la enfermedad de Chagas estaba asentada principalmente en América Latina, pero actualmente se ha propagado a otros continentes debido a la movilidad de la población entre América Latina y el resto de países del mundo. Así, en las últimas décadas se aprecia una mayor incidencia de la enfermedad en Estados Unidos, Canadá, y muchos países europeos y algunos del Pacífico Occidental.
..Redacción