No se pierda

“España necesita una auditoría urgente de su gasto sanitario si quiere evitar nuevos recortes de servicios en el futuro”

20 de julio, 2016
Angel Puente

España necesita realizar una auditoría urgente de su gasto sanitario si quiere evitar que Bruselas termine obligándonos a ejecutar nuevos recortes de servicios en el futuro”. Así lo ha advertido el presidente del Círculo de la Sanidad, Ángel Puente, ante la amenaza de multa de Bruselas por el incumplimiento sistemático por parte de España de su objetivo de déficit público y las referencias constantes en los informes de la Comisión Europea sobre la falta de control sobre el crecimiento del gasto sanitario de las comunidades autónomas.

Tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, pero tiene un problema muy grave y es que vive en una situación de déficit crónico”, subraya Ángel Puente. “O adoptamos medidas correctoras para resolver el problema o nunca vamos a conseguir garantizar la sostenibilidad del sistema, y en ese marco lo más probable es que nos exijan nuevos recortes de servicios”.

Una de las principales críticas que viene deslizando Bruselas a este respecto es que las comunidades autónomas recogen en sus presupuestos unas cifras de evolución del gasto sanitario que no se corresponden ni de cerca con la realidad y que infravaloran significativamente el crecimiento real del mismo. Para el Círculo de la Sanidad, el margen de maniobra presupuestario que tienen las comunidades autónomas en este campo es reducido y no ofrece muchas alternativas, ya que, según las estadísticas oficiales, las autonomías ya destinan de media dos de cada tres euros de su gasto público a Sanidad.

El gasto sanitario tiene una inercia de crecimiento muy importante y muy superior al incremento de los ingresos por recaudación de impuestos. Es complicado que la solución se pueda encontrar en los presupuestos”, recalca.

El Círculo de la Sanidad, una asociación que agrupa a 23 directivos de las principales empresas proveedoras de bienes y servicios del Sistema Nacional de Salud, entiende que existe más margen de actuación por el lado del gasto. En este sentido, la propuesta del Círculo es realizar una gran auditoría del Sistema Nacional de Salud que sirva tanto para chequear el nivel de calidad asistencial del mismo en las instalaciones de las diferentes comunidades autónomas como para evaluar la eficacia real de los recursos que se están gastando en Sanidad.

Esta auditoría sería realizada por un organismo independiente de naturaleza estatal que tendría capacidad para formular recomendaciones e identificar buenas prácticas que puedan servir para aumentar la eficiencia del gasto en el Sistema Nacional de Salud. “Creo que todos tenemos la obligación de exigir que cada euro que se gasta en Sanidad sea lo más eficaz posible”, asegura Ángel Puente.

La sostenibilidad del sistema
Para el Círculo de la Sanidad la sostenibilidad futura del sistema pasa, asimismo, por sacar el máximo partido a todos los recursos sanitarios disponibles, los públicos y los privados. “La sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud es posible y manteniendo, además, los elevados estándares de calidad actuales. Pero si queremos un sistema de elevada calidad asistencial, con servicios que razonablemente podamos pagar, hay que definir un paquete básico con las prestaciones que pueden ser financiadas públicamente”, opina el presidente del Círculo de la Sanidad.

A partir de ahí, Ángel Puente está convencido de que las empresas pueden “contribuir de forma decisiva a la sostenibilidad del sistema sanitario público y a la mejora de su calidad” por varios cauces: prestando aquellos servicios auxiliares que se prestan dentro de las infraestructuras sanitarias (limpieza, seguridad, alimentación…), colaborando con el Sistema Nacional de Salud en la modernización de las instalaciones y las dotaciones hospitalarias y, también, colaborando en la prestación de aquellos servicios sanitarios que no figuren dentro de la Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud.

No hay recetas mágicas. Si queremos mantener o mejorar el actual estándar de calidad del sistema sanitario público el único camino es la colaboración público-privada y su desarrollo exige que las Administraciones Públicas pierdan el miedo a colaborar con el sector privado”, concluye Ángel Puente.