Inicio ASP “Un ministerio que funcione”

“Un ministerio que funcione”

Compartir

Desde el otoño de 2015 tenemos un Gobierno de la Nación en funciones y todo apunta a que esta situación se va a prolongar unas semanas más, al menos.

Desgraciadamente un gobierno en funciones parece significar lo contrario que un gobierno que funcione, que tome decisiones, que lleve a cabo acciones que transformen la realidad y contribuyan a mejorar el bienestar de las personas. Esta visión general de la inacción del Gobierno se puede aplicar también al Ministerio de Sanidad. En lugar de cambios se observa parálisis y donde debería haber innovación hay continuismo.

Los ciudadanos, los profesionales y todos los agentes del sector esperamos un ministerio en pleno ejercicio de sus competencias, que afronte con las Comunidades Autónomas las amenazas a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (S.N.S.). Un ministerio que defienda un nuevo sistema de financiación autonómica de la Sanidad suficiente y equitativo territorialmente.

Ahora mismo hay inequidad en el SNS y creo que ese Ministerio que funcione debería liderar las iniciativas para garantizar una cartera de servicios homogénea en toda España, la libre circulación de pacientes de unas comunidades a otras, sin trabas de ningún tipo, y la existencia de un fondo de cohesión que haga posible que los medicamentos innovadores y los destinados a enfermedades raras se proporcionen por igual a todos los pacientes, con independencia de su lugar de residencia.

La política del medicamento es una de las principales competencias del Ministerio de Sanidad que lleva largo tiempo elaborando un proyecto de Real decreto sobre financiación y fijación de precios de medicamentos y productos sanitarios, que no termina de aprobarse. Sería imprescindible para regular, de una forma nueva, uno de los principales elementos del gasto del SNS.

Los profesionales demandan un Ministerio de Sanidad que funcione, que termine de resolver el viejo debate sobre la troncalidad en el MIR, que asegure la formación de los futuros especialistas es homologable a la del resto de países europeos y que ayude a que las condiciones laborales y retributivas de los profesionales no sean tan dispares entre Comunidades Autónomas.

No me olvido de las estrategias en Salud, la transparencia en la información, las políticas de Salud Pública, la investigación biomédica y de otras muchas más facetas de la Sanidad que merecen un impulso. Son razones por las que creo imprescindible que España cuente con un ministerio que funcione, con un responsable al frente con un proyecto propio, no un mero interino, que pueda liderar en el Consejo Interterritorial todas las transformaciones que necesita la sanidad.

Estoy seguro de que los pacientes, sus familias, los profesionales y el sector sanitario, desean que esta situación de provisionalidad termine. Espero que los representantes de los ciudadanos sepamos responder a estas expectativas y seamos capaces de lograr acuerdos que permitan por fin formar gobierno. En Ciudadanos llevamos meses intentándolo y vamos a seguir haciéndolo.
..Dr. Daniel Álvarez Cabo. Diputado y portavoz de Sanidad de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid