No se pierda

Desarrollan técnica que entrena al cerebro para combatir el estrés

19 de septiembre, 2016
stress

Mientras que hay maneras de entrenar el cerebro para manejar el estrés y otras respuestas emocionales, tales técnicas no funcionan para todo el mundo y no siempre son accesibles. Ahora, un nuevo estudio revela el desarrollo de una nueva herramienta que podría llevar la autorregulación de la actividad cerebral a un público mucho más amplio.

En la revista Biological Psychiatry, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv en Israel informan de cómo una nueva técnica de imagen proporciona información precisa sobre la actividad eléctrica en la amígdala del cerebro – la región que regula las respuestas emocionales, como el miedo y el estrés.

Mediante el uso de esta herramienta, los investigadores observaron que los participantes tuvieron más capacidad de reducir la actividad de la amígdala, lo que permitió un mejor control de las respuestas emocionales.

Según la autora principal, la Dra. Talma Hendler, del Centro Médico Sourasky de Tel-Aviv, y sus colegas, es muy difícil monitorear la actividad en la amígdala; se encuentra en una parte profunda del lóbulo temporal medial del cerebro, por lo que es difícil de alcanzar.

La resonancia magnética funcional (fMRI) se utiliza normalmente para evaluar la actividad de la amígdala, pero el equipo señala que esta técnica de imagen es cara y difícilmente accesible, lo que restringe su uso en la práctica clínica.

Ahora, la Dra. Hendler y su equipo describen cómo una herramienta de imágenes de bajo costo que utiliza la electroencefalografía (EEG) podría ser una manera fiable y de muy fácil acceso para controlar la actividad de la amígdala, permitiendo una mejor auto-regulación de dicha actividad.

Una mejor regulación de las respuestas emocionales con nueva herramienta de EEG
El nuevo método de imagen – que mide la actividad eléctrica de la amígdala – fue puesto a prueba en 42 sujetos sanos.
Con la nueva técnica, se enseñó a los participantes a modificar la actividad de su amígdala mediante la reducción de una señal de retroalimentación auditiva que se correlaciona con ella.

El principal avance de esta nueva herramienta es la posibilidad de utilizar un método de formación de imágenes de bajo coste y accesible como la EEG para describir la actividad cerebral en una localización profunda“, indica la Dra. Hendler y el primer autor Jackob Keynan, estudiante de Ph.D. en el laboratorio de la Dra. Hendler.

Mediante la realización de fMRI, los investigadores encontraron que la reducción de la señal de realimentación auditiva condujo a una reducción en la actividad eléctrica de la amígdala regional, determinada por una reducción en la actividad dependiente del oxígeno en sangre.

En otra de las tareas, otros 40 participantes fueron involucrados en un experimento conductual que desencadenó el procesamiento emocional en la amígdala.

Al aprender a modificar la actividad de la amígdala con la nueva técnica de imagen, los sujetos fueron capaces de regular mejor sus respuestas emocionales, informa el equipo.

Los investigadores dicen que su nueva herramienta de imagen cerebral necesita ser probada aún más en personas que han sufrido traumas en la vida real, con el fin de determinar la forma en que podría ayudar a las personas a lidiar con sus emociones.

Si se prueba con éxito, el equipo cree que la herramienta podría plantear importantes beneficios para las personas con trastornos relacionados con el estrés. Por ejemplo, el bajo coste de la herramienta significa que puede ser posible proporcionar un entrenamiento de resiliencia contra el estrés en el hogar para personas con alto riesgo de trauma emocional.

Hemos sabido durante tiempo que podría haber formas de sintonizar la amígdala a través de la bio-autorregulación, la meditación, o incluso los efectos de placebos. Es una idea interesante que pudiera utilizarse una retroalimentación directa sobre el nivel de actividad de la amígdala para ayudar a la gente a hacerse con el control de sus respuestas emocionales“, señaló John Krystal, editor de Biological Psychiatry.
..Susana Calvo