No se pierda

Antonio Burgueño asegura que el estado se queda solo con un 30% de los médicos

27 de septiembre, 2016
antonio-burgueno

Antonio Burgueño asegura que “el sistema sanitario público no va a utilizar más que el 30% de la plantilla de médicos existente en España”, lo que significa que el resto tendrá que centrarse en la asistencia privada, trabajar fuera de España o cambiar de profesión. Si los médicos quieren ser empleados públicos no estamos en el camino adecuado.

Cuando el Dr. Antonio Burgueño explica porqué el debate de la sanidad pública-sanidad privada es ideológico, con su experiencia en ambos, empieza explicando que es el s.XIX cuando se inventa “la colectivización o mutualización del riesgo”, es decir, se asegura la atención sanitaria entre todos los que forman parte de un colectivo, y recuerda que a finales del XIX Bismarck lo hace obligatorio y España lo copia después. Los que tienen un sueldo, es a los que trabajan a los que hay que proteger. España, sin embargo quiere proteger a todos, y es aquí donde entra el Estado, que protege también a los que no trabajan. “Todos los países occidentales democráticos han entendido que la sanidad del trabajador debe provenir de sus propias rentas a través de un modelo de financiación, y el que no trabaja lo tiene que financiar el mismo sistema de los que trabajan, redistribuyendo renta. Nadie quiere dejar en el mundo a nadie sin cubrir sanitariamente”.

La financiación de la sanidad, explica Burgueño, “tiene que ser pública. El Estado no es nada más que el conjunto de ciudadanos con unas reglas de juego que tienen normalizadas. Con unas reglas de juego normalizadas, todo el mundo tiene que pagar la sanidad. Y el que no puede, se le da gratis. Por tanto, no hay debate político”.

Ante la cuestión “¿medios propios del Estado o medios privados?”, Burgueño recuerda lo que sucede fuera de España porque “el médico ‘general practitioner’ en Inglaterra es un médico liberal que trabaja con conciertos con el sistema público. Y el traumatólogo trabaja con un convenio con el hospital, pero no es un empleado del Estado. Empleado del Estado es solo en España”.

El problema es que en España hay un número de médicos que se han quedado en el paro porque el Estado raciona el sistema sanitario”, asegura Burgueño, que añade que “es obvio que el enfermo no puede pagar la medicina cuando está enfermo, es cuando menos gana, cuando tiene que dejar de trabajar y encima un sobrecoste, que no tiene ahorros para tal cosa”. Por eso “la medicina tiene que buscar un sistema de colectivización del riesgo por medio del aseguramiento”.
..Redacción