No se pierda

La cooperación público-privada desahoga la demanda y reduce las listas de espera

28 de septiembre, 2016
idis-2016

La cooperación entre la sanidad pública y la privada no debe ser un problema de intereses políticos o posicionamientos ideológicos, sino una cuestión económica y de aprovechamiento de recursos. El uso eficiente de todos los recursos sanitarios se ha convertido en determinante para recuperar un sistema sanitario que ya no es percibido con tan buena calidad como hace unos años.

Según el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), durante el nuevo contexto sanitario está marcado por “el envejecimiento e inversión de la pirámide poblacional, el aumento de los movimientos migratorios, la innovación constante en diagnóstico y terapéutica y el incremento de la cronicidad” que se traduce directamente en “una mayor demanda de servicios asistenciales, lo que implica problemas de acceso, equidad, cohesión y financiación que es necesario atajar a través de modelos de colaboración público-privada, adaptación de las estructuras e infraestructuras a la realidad social y poblacional, corresponsabilidad del ciudadano en la gestión de su propia salud, incorporación de las TIC, nuevos modelos de interoperabilidad o incorporación de la innovación basada en la evidencia científica disponible”. Por otro lado, para IDIS, “los estudios económicos pronostican que dentro de unos años el gasto sanitario necesario para dar cobertura universal en condiciones de equidad será el doble que en la actualidad”.

Teniendo en cuenta que en España el gasto sanitario “per cápita” y en relación al PIB se encuentra por debajo de la media de los países de la OCDE y en términos de reparto “en el quinquenio 2010-2014 la participación del gasto público en el total del gasto sanitario bajó 5,2 puntos porcentuales ya que pasó de un 75,1% a un 69,8% en 2014”. Además, los datos de IDIS indican que la participación del gasto privado en el total del gasto sanitario ha pasado del 24,9% al 30,2% en el mismo periodo de tiempo, es decir, ha subido un 5,3%.

Reformas estructurales
Según Manuel Vilches, general de IDIS “es necesario acometer reformas estructurales inspiradas en la eficiencia, en la calidad asistencial y en la consecución de los mejores resultados de salud posibles teniendo como objetivo la satisfacción del paciente en todos los sentidos. El sector sanitario privado está preparado para afrontar este reto, ya que ha abanderado en los últimos años una apuesta clara por poner en valor toda su aportación a la sociedad a través de su extensa red de centros y profesionales así como a la solvencia y sostenibilidad del sistema sanitario en su conjunto; hemos de tener en cuenta que es uno de los sectores más innovadores del panorama económico y social y es, por lo tanto, un agente indiscutible y necesario para el mantenimiento e impulso del sistema sanitario, tal como este está configurado en nuestro país”.

Tanto es así, que la actividad de los centros de asistencia privada contribuye a disminuir la presión asistencial del sistema público y por lo tanto las listas de espera: cerca de un millón y medio de cirugías (28,8% del total), cerca de seis millones de urgencias (22% del total), catorce millones y medio de consultas (15,8% del total) y cerca de un millón doscientas mil ingresos hospitalarios y altas (22,6% del total) demuestran la importancia de este sector que utilizan 9,3 millones de personas, bien por doble aseguramiento (7,4 millones) o por el sistema de mutualismo administrativo -sistema MUFACE – (1,9 millones).

Por su parte, Luis Mayero, secretario general de IDIS ha pedido “un sistema administrativo más ágil y que utilice todos los recursos, siempre que sean los mejores recursos”. Además ha asegurado que la sanidad privada no se atrevería a colaborar con la pública si fuese una sanidad exenta de calidad y de transparencia, y ha insistido en que la privada es una “sanidad de calidad, como lo venimos demostrando”.

Reversión del convenio con el hospital de la Ribera
En cuanto a la reversión del contrato de Ribera Salud con la Comunidad de Valencia, el propio Vilches ha asegurado que el problema esencial es la falta de transparencia en los datos en los que sostiene la decisión. “Se ha pedido una auditoría de cuentas para comparar si el sistema sanitario de hospitales de modelo tradicional en Valencia son más eficientes y se ha rechazado en el Parlamento valenciano”, y ha recordado que “son decisiones tomadas dentro del ámbito estrictamente político, y no del ámbito técnico o asistencial”.

Mayero ha expresado el sentir de la sanidad privada al indicar que no comparte el intento de eliminar este modelo porque se ha demostrado que es eficiente, y si se eliminan solo para “marcar territorio, sería poco coherente”, ha dicho. No se puede entender en un territorio tan importante como la salud, “en sanidad no se deberían plantear experimentos”, ha dicho.

Eliminando este contrato la restricción se la están dando al paciente ha dicho también Vilches.
..Redacción