No se pierda

Un simple análisis de sangre podría mejorar la tasa de detección de la enfermedad hepática

10 de octubre, 2016
analisis

Un nuevo método no invasivo para predecir el riesgo de desarrollar una forma severa de la enfermedad hepática podría asegurar que los pacientes reciban una intervención médica temprana antes de que se produzcan daños irreversibles.

Utilizando la información recogida en un estudio de biopsia de hígado, los investigadores de la Universidad de Cardiff han desarrollado un método para determinar la aparición de la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) a través del análisis de los lípidos, metabolitos y marcadores clínicos en sangre.

La EHNA es la forma más extrema de la enfermedad de hígado graso no alcohólica (EHNA) – una serie de enfermedades causadas por una acumulación de grasa en el hígado. Con EHNA, la inflamación del hígado daña a las células, causando potencialmente cicatrización y cirrosis.

Actualmente, el diagnóstico de EHNA sólo se puede hacer con una biopsia de hígado – un procedimiento invasivo y costoso. La nueva investigación podría conducir a un simple análisis de sangre que identifique la aparición de EHNA antes de que la inflamación dañe al hígado.

El Dr. You Zhou del Instituto de Investigación de Inmunidad de la Universidad de Cardiff dijo: “Muchas personas con esteatohepatitis no alcohólica no tienen síntomas y no son conscientes de que están desarrollando un grave problema hepático. Así, el diagnóstico a menudo llega después de que haya un daño irreversible. Nuestro método, más rápido y menos invasivo de diagnóstico, podría significar que más personas con enfermedades del hígado graso no alcohólico podrían ser analizadas fácilmente para determinar si están progresando hacia la esteatohepatitis no alcohólica, la forma más grave de la enfermedad”.

Un hígado sano debe contener poco o nada de grasa. Se estima que alrededor del 20% de las personas en Reino Unido está en las primeras etapas de hígado graso no alcohólico en las que hay pequeñas cantidades de grasa en el hígado. Se estima que EHNA afecta hasta un 5% de la población de Reino Unido y ahora se considera que es una de las principales causas de cirrosis – una enfermedad donde unas protuberancias irregulares reemplazan al suave tejido hepático, haciendo más duro y disminuyendo la cantidad de células sanas que apoyan funciones normales. Esto puede conducir a la completa insuficiencia hepática.

Los factores de riesgo comunes para el hígado graso no alcohólico y la EHNA son la obesidad, falta de ejercicio físico y la resistencia a la insulina. Sin embargo, si se detecta y gestiona en una etapa temprana, es posible detener el empeoramiento.

El nuevo método de diagnóstico de EHNA se someterá a una mayor investigación con miras a elaborar un simple análisis de sangre que pueda ser utilizado por los médicos para proporcionar una atención médica eficaz a pacientes con alto riesgo de la enfermedad.

El estudio “La detección no invasiva de la esteatohepatitis no alcohólica usando marcadores clínicos y los niveles circulantes de lípidos y metabolitos” – está publicado en Clinical Gastroenterology and Hepatology.
..Susana Calvo