No se pierda

SEOM vs SEGO, ¿Si o no a que la primera mamografía sea antes de los 35 años?

17 de octubre, 2016
mamografia

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) asegura que no existe “base científica” para recomendar una primera mamografía a los 35 años tal y como pretende la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) para mejorar el pronóstico del cáncer de mama en España.

Yo no veo muy claro hacer la mamografía a estas edades”, afirmaba el presidente de la SEOM, Miguel Martín, en un acto organizado con motivo del Día Internacional del Cáncer de Mama que se celebrará este próximo miércoles 19 de octubre, después de que recientemente, la SEGO avanzara que estaban preparando una ‘oncoguía’ en la que recomendarían una primera mamografía, junto a la exploración, a las mujeres de 35 años.

La recomendación de la SEGO se sustenta, a su juicio, en que en los últimos años aumentó el número de casos de cáncer de mama en todas las franjas de edad y, un porcentaje de ellos -en torno al 20%-, se presenta en mujeres que, menores de 45 años, están fuera de los cribados. No obstante, la incidencia de la enfermedad es hasta tres veces mayor en la franja que va desde los 50 a los 55 años.

Ante esta propuesta, Martín admite que no hay base científica que justifique su uso a estas edades, y es que argumenta que “las mamas son muy densas y no está claro que sirva para aumentar la supervivencia del cáncer de mama”.

Efectos secundarios y realizar pruebas que no son necesarias
Además de que no exista para la SEOM una base científica para usar la mamografía a mujeres de 35 años, el presidente de esta sociedad considera que esta prueba “no hay que olvidar que también tiene efectos secundarios, ya que puede suponer biopsias y otras actuaciones médicas que pueden resultar innecesarias”. “Lo único positivo”, reconoce, “es que podría aumentar la concienciación de la mujer sobre la importancia de vigilarse las mamas, sobre todo teniendo presente que entre una de cada 8-9 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida y, por ello, no hay que tenerle miedo y estar vigilante”.

Por su parte, el vicepresidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), Agustí Barnadas, matiza que la única salvedad para hacer un cribado antes de los 50 años sería para aquellas mujeres que tienen antecedentes familiares de cáncer de mama hereditario por alguna mutación genética, aunque aconseja en estos casos que sería mejor utilizar resonancia magnética de mama porque a esas edades con la mamografía “es más difícil su interpretación”.

España tiene la tasa de supervivencia del cáncer de mama más alta de Europa
Este “duelo” SEOM vs SEGO sobre si es o no recomendable que las mujeres se hagan su primera mamografía a los 35 años, no empaña el dato positivo que se da en España, y es que la supervivencia del cáncer de mama sigue creciendo, ya que alcanza el 83% a los cinco años del diagnóstico, la tasa más alta de Europa, mientras que la mortalidad desciende cerca de un 2% cada año. Una de las razones que explican estos buenos resultados es que tres de cada cuatro casos se diagnostica en estadios iniciales, tal y como indicaba recientemente Dolores Salas, de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

Salas está en la misma línea que Martín, y es que considera que los estudios han evidenciado que por debajo de los 45-50 años no está demostrado el beneficio de las mamografías y, pueden dar lugar a falsos positivos e intervenciones innecesarias. Por ello insiste en que la edad de cribado está bien establecida y se mostraba contraria a rebajarla.
..Redacción