Inicio ASP Medicamento para la esclerosis múltiple podría revertir los síntomas físicos

Medicamento para la esclerosis múltiple podría revertir los síntomas físicos

Compartir

Se ha revelado que un medicamento que trata la esclerosis múltiple remitente-recurrente – una forma de esclerosis múltiple que representa a alrededor del 85 por ciento de las personas con la enfermedad- ha revertido algunos de los daños causados por la enfermedad. Esta revelación puede tener implicaciones para futuras estrategias terapéuticas para personas con esta enfermedad neurológica.

Se estima que la esclerosis múltiple (EM) afecta a 2,3 millones de personas en todo el mundo. La mayoría de las personas con EM son diagnosticadas inicialmente con EM remitente-recurrente (EMRR), que se caracteriza por períodos temporales de recaídas, ataques de asma, o exacerbaciones.

Según una nueva investigación publicada en la revista Neurology, un medicamento recomendado para el tratamiento de la EMRR – alemtuzumab – puede mejorar algunas de las incapacidades físicas asociadas a la enfermedad.

Alemtuzumab es un fármaco modificador de la enfermedad (DMD). Los DMDs son un grupo de tratamientos para pacientes con EMRR, que reducen el número de recaídas, así como la gravedad de dichas recaídas.

Alemtuzumab mata a ciertos tipos de células – células T y B – producidas por el sistema inmune. La función de las células T y B es atacar a los virus y bacterias del cuerpo. Sin embargo, en la EM, estas células atacan la cubierta alrededor de los nervios del cerebro y de la médula espinal llamada mielina. Alemtuzumab evita que las células T y B entren en el cerebro y la médula espinal, impidiendo por tanto que se dañen los nervios.

Si bien muchas de las terapias con DMD conllevan riesgos significativos para la salud, en comparación con otros fármacos para la EM, el riesgo de sufrir los efectos secundarios del Alemtuzumab se encuentra entre los más altos y entre los más graves. Como consecuencia del alto riesgo, a menudo Alemtuzumab se reserva para su uso en personas que no han respondido bien a otros fármacos para la EM. Sin embargo, en este estudio, el fármaco fue utilizado en una etapa relativamente temprana del curso de la EM.

Mientras que muchos fármacos para la EM retrasan la progresión de la discapacidad, ha habido pocos datos acerca de la capacidad de los tratamientos actuales para ayudar a restaurar la función perdida“, dice el autor del estudio, el Dr. Gavin Giovannoni, Ph.D., de la Universidad Queen Mary de Londres en Reino Unido.

Los investigadores reclutaron a participantes con EMRR que no habían respondido bien a uno o más fármacos para la EM y los dividieron en dos grupos. El primer grupo de 426 personas fue tratado con Alemtuzumab, mientras que el segundo grupo de 202 personas fue tratado con el fármaco interferón beta-1a. Los interferones beta reducen y pueden evitar la inflamación que daña a los nervios en la EM.

El nivel de discapacidad de los participantes fue evaluado al inicio del estudio y después cada 3 meses durante de 2 años.

El grupo de Alemtuzumab grupo había mejorado significativamente sus habilidades de pensamiento y movimiento
Hacia el final de la investigación, los investigadores observaron que casi el 28 por ciento de los participantes que recibieron Alemtuzumab había mejorado en una prueba de discapacidad al menos un punto en una escala de 0-10, en comparación con el 15 por ciento de los participantes de interferón beta-1a.

En comparación con las personas que recibieron interferón beta-1a, las personas que recibieron Alemtuzumab, mostraron tener 2 ½ veces más probabilidades de mejorar en las puntuaciones de las habilidades de pensamiento.

También se observó que los participantes de Alemtuzumab tenían el doble de probabilidades de experimentar una mejora en la ataxia – un grupo de trastornos que afectan a la coordinación, el equilibrio y el habla -, lo que les permite mejorar la capacidad de moverse sin temblores o movimientos torpes.

Se ajustaron los resultados para asegurar que las mejoras no eran resultado de la recuperación de recaídas recientes de los participantes.

La Dra. Bibiana Bielekova, del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares en Bethesda, MD, y miembro de la Academia Americana de Neurología, escribió un editorial sobre la investigación.
Estos resultados son alentadores, pero aún no se ha investigado exactamente cómo Alemtuzumab puede revertir el daño, ya sea a través de la reparación de la mielina, la creación de nuevas sinapsis nerviosas, reduciendo drásticamente la inflamación o a través de algún otro mecanismo“, dijo la Dra. Bielekova.

También se necesitan más estudios para ver cuántas personas experimentan, o no, una mejora de la discapacidad durante períodos más largos de tiempo“, añade.

El Dr. Giovannoni concluye diciendo que los beneficios de Alemtuzumab deben ser considerados junto con los daños del uso del fármaco, que incluyen el riesgo de padecer problemas autoinmunes graves y potencialmente mortales, así como reacciones a la infusión.
..Susana Calvo