No se pierda

9 de cada 10 españoles piensan que la asistencia sanitaria tiene que pagarla el gobierno

21 de octubre, 2016
aspe-la-salud-en-el-mundo

La Salud en el mundo es un informe elaborado por la organización internacional de empresas de investigación independientes IRIS, AdHoc Investigación de Mercados y ASPE que fue presentado ayer en la sede de ASPE.

Como explicó Cristina Contel, Presidenta de ASPE, el informe se basa en las “más de 21.000 entrevistas realizadas en 23 países con el objetivo de conocer las diferencias de percepción y comportamientos con respecto al estado de salud, el uso de los servicios sanitarios, la responsabilidad en el cuidado de la salud, etc. en diferentes sociedades y culturas”. Para Contel, la riqueza de este informe radica precisamente en “la variedad de los países analizados”.

Algunas de las principales conclusiones del informe, según Juan José Torres, Director de AdHoc Investigación de Mercados y de Carlos Rus, Secretario General de ASPE, son las siguientes:

Percepción sobre el estado de salud personal

  • Turquía es el país donde más población considera tener una salud “excelente”, el 53%, aunque la mayoría de los países considera tener un estado de salud “medio”. Japón y Alemania son los países donde un porcentaje mayor de la población considera que tiene mala salud.
  • En España casi tres cuartas partes de la población consideran que su estado de salud es “excelente” o “bueno”, aunque un 32% de la población declara tener alguna enfermedad crónica. Las más comunes son tensión alta, colesterol alto y diabetes, sobre todo entre los mayores de 45 años.

Percepción sobre el sistema de salud

  • En la mayoría de los países, incluido España, el sistema de salud es percibido como “en crisis” o “camino de una crisis”, aunque en España la percepción mejora entre la población de más de 55 años. Los países con peor percepción de su sistema de salud son Colombia y Grecia, mientras que Turquía y China son los países que mejor lo valoran.
  • Salvo en Japón, la administración ineficiente de los recursos es considerada la causa de los problemas en el sistema sanitario. Destacan Colombia y Perú con más de un 80% de menciones.
  • Prácticamente en todos los países más del 50% de la población desaprueba la gestión del gobierno en materia de salud. En España, por ejemplo, el rechazo a la gestión del gobierno alcanza el 75%, aunque casi en la misma proporción, el 72%, considera que nuestro sistema de salud está entre los mejores del mundo. Además, más de la mitad de la población confía en recibir una asistencia sanitaria de calidad en el futuro.

Factores que afectan a la salud

  • El tabaco es el factor más mencionado con España a la cabeza, seguido de el estrés y la ansiedad, la contaminación de los alimentos y el tipo de alimentación. Entre los factores menos influyentes se encuentran el uso de medicamentos con receta médica, la predisposición genética o la actitud ante la vida.

Implicación en el cuidado de la salud

  • En España, el 88% reconoce ser total o mayoritariamente responsable de su salud. Solo un 10% menciona a sus médicos como corresponsables, cifra que se duplica entre los mayores de 65 años. Sin embargo, en Egipto y Turquía, el porcentaje de población que incluye al médico como responsable de su salud ronda el 25%.
  • Por otra parte, prácticamente en todos los países toman sus decisiones sobre tratamientos médicos siguiendo las indicaciones del médico o conjuntamente con él.

Uso de servicios de salud

  • A nivel mundial, el médico “de cabecera” es el profesional sanitario más demandado, seguido del médico especialista de la SS, farmacéutico y médico privado. En España destaca la demanda de servicios de enfermería (29%), fisioterapia (28%) o podología (13%).

Fuentes de información

  • Los profesionales médicos son la principal fuente de información sobre temas de salud, aunque Internet está a la cabeza como principal fuente de información no médica. En España, la gran mayoría acude a su médico general o especialista, aunque también se consulta a farmacéuticos, familiares y amigos, sobre todo en el caso de la población más joven. Por el contrario, los más mayores y los enfermos crónicos recurren más a médicos especialistas.

Disponibilidad a pagar por la salud

  • Con España al frente (84%) la opción mayoritaria es que el gobierno debe pagar los gastos de salud. Japón, Francia y Estados Unidos son los países en los que más gente piensa que los gastos debe asumirlos el propio ciudadano.
  • En cuanto al pago por servicios de salud, observamos una gran disparidad entre países. En países como Bolivia o Turquía la opinión mayoritaria es que no hay que reparar en gastos respecto a la salud. En otros como Polonia, Alemania o Canadá, los gastos en salud son comparables con otro tipo de gastos y, por tanto, hay que valorarlos y seleccionarlos. La opinión de que el gasto en salud debe ser el mínimo es mayoritaria en Japón (45%) y Rusia (31%).
  • En España el 47% no calcula los gastos relacionados con su salud, mientras que el 41% considera que hay que meditarlos, porcentaje que se eleva en los tramos de edad madura entre 35 y 64 años.
  • Existe una gran disparidad entre países y en las respuestas de cada país en cuanto a la cantidad de dinero que pagarían por una técnica o aparato mejor, por una atención más rápida, etc. En España, por ejemplo, la mayoría de los entrevistados no estaría dispuesta a pagar más de lo habitual por tener una cita más rápida con su médico general (60%) o especialista (51%).

Cristina Contel, destacó el hecho de que uno de cada tres españoles es usuario de sanidad privada, exclusivamente o junto a la pública y que, como media, los españoles estarían dispuestos a pagar entre 24 y 33 euros extra al mes por acceder a técnicas o aparatos mejores, lo que Contel percibe como “un mensaje a las compañías aseguradoras de que los españoles apuestan más por la innovación y la tecnología de lo que lo hacen la mayoría de las pólizas de salud”.

La presidenta de ASPE ha destacado también tres de cada cuatro españoles consideran que nuestro sistema sanitario está o estará en crisis, generalmente, por la ineficiente distribución de los recursos. “El informe no solo nos advierte sobre las ineficiencias del sistema, sino que, de alguna manera nos da las claves para superarlas ya que el fallo se percibe en la forma de prestación y administración de los servicios, más que en la escasez de recursos, lo que refuerza la idea que viene defendiendo ASPE de distribuir los recursos de la forma más eficaz posible, sin interferencias ideológicas o políticas”.