No se pierda

Investigación identifica los genes vinculados con los sofocos en las mujeres

25 de octubre, 2016
sofocos-mujer

Algunas mujeres podrían tener una predisposición genética a sufrir sofocos antes o durante la menopausia, y es que así se desprende de un estudio realizado por científicos de la Universidad de California (UCLA).

En concreto, el estudio que, aparece publicado en la revista Menopause, identificó variantes genéticas que afectan a un receptor del cerebro que regula la liberación del estrógeno. Esas variantes aumentan las probabilidades de que las mujeres experimenten sofocos, explican los investigadores.

La relevancia del estudio realizado por este equipo de científicos de la UCLA es importante para la comunidad médico-científica, y es que “ningún estudio anterior se ha enfocado en cómo las variantes en los genes de las mujeres podrían vincularse con los sofocos”, afirma la Dra. Carolyn Crandall, profesora de medicina de la división de medicina interna general e investigación sobre servicios de salud de la Universidad de California.

Para el estudio, los investigadores analizaron el genoma humano completo para identificar vínculos entre variaciones genéticas, los sofocos y las sudoraciones nocturnas. Examinaron la información genética de 17.695 mujeres postmenopáusicas de 50 a 79 años. También tomaron en cuenta si esas mujeres reportaron o no sofocos o sudoraciones nocturnas.

Tras investigar más de 11 millones de variantes genéticas, los autores del estudio encontraron que 14 de las variantes se asociaban con los sofocos. Cada una de esas variantes se ubica en la parte del cromosoma 4 que codifica a un receptor cerebral específico, conocido como receptor de la taquicina 3. Estee receptor interactúa con las fibras nerviosas que regulan la liberación del estrógeno. “Si podemos identificar mejor cuáles variantes genéticas se asocian con los sofocos, esto podría llevar a tratamientos novedosos para aliviarlos”, indica la Dra. Crandall.

Los investigadores están satisfechos por hallazgo, ya que podría conducir a nuevos tratamientos que ayudarían a aliviar los síntomas de la menopausia, pero consideran que a día de hoy es necesario más investigación para comprender de qué forma, otras variantes genéticas raras podrían afectar a los sofocos.
..Redacción