No se pierda

La SEMG respalda el rol del médico de familia en la detección, abordaje y control del paciente respiratorio

27 de octubre, 2016
paciente-respiratorio

“El médico de familia tiene un importante papel en el abordaje de la patología respiratoria, más allá de la detección temprana y  el seguimiento y control de patologías crónicas como el asma o la EPOC”, el Dr. Juan Antonio Trigueros, responsable del Área de Respiratorio de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), lo tiene claro, “desde  Atención Primaria queda aún mucho recorrido que se podría explorar”. Un recorrido que los miembros del Area de Respiratorio de la SEMG tienen presente, y así ha quedado reflejado en el programa del primer NeumoSEMG el I Encuentro en Avances en Neumología para médicos de Atención Primaria que se ha celebrado recientemente en Valencia., en el que se han diseccionado de manera crítica algunos de los últimos estudios el ámbito y se han celebrado sesiones “sobe temas d gran interés para nuestra área que no siempre tienen cabida en el marco de congresos más genéricos”, explica Trigueros, como una propuesta de Programa de control del SAHS en Atención Primaria, el control de calidad en la atención al asma, e incluso las interacciones medicamentosas en los tratamientos de la EPOC. “Sesiones críticas y muy interactivas que han sido valoradas muy positivamente por docentes y asistentes”, en palabras de la doctora Mercedes Otero, miembro del Comité Organizador de este encuentro.

Los tratamientos inhalados también presentan interacciones que pueden ser potencialmente mortales
Es curioso que casi nunca se hable de ello y apenas se mencionen en las Guías de Práctica clínica”, explica el Dr. Mario Bárcena, miembro del Área de Respiratorio de la SEMG y ponente en este encuentro, “más curioso aún si tenemos en cuenta que en los pacientes con EPOC la comorbilidad es un hecho habitual”. “Parece que como los tratamientos inhalados tienen una menor absorción sistémica no vayan a tener interacciones, pero las hay, y pueden ser importantes”, argumenta el doctor Bárcena, quien en este I NeumoSEMG hizo un repaso de las más frecuentes y quiso poner el foco de atención en las más peligrosas. Por ejemplo los broncodilatadores anticolinérgicos con fármacos tan habituales como la buscapina o algunos tratamientos para el párkinson o para la incontinencia urinaria. O especial relevancia tiene la suma de fármacos que disminuye el potasio y `por tanto pueden provocar arritmias, aumentar el intérvalo QT, y podría ser mortal, como sucede con la combinación de broncodilatadores Betaadrenérgicos con algunos diuréticos o antibióticos como las quinolonas y los macrólidos.

También es interesante la interacción de los broncodilatadores betaadrenérgicos inhalados con los betabloqueantes, importante solo en el caso de los betabloqueantes no cardioselectivos. “Este último es un ejemplo curioso”, explicaba Mario Bárcena, “sobre betabloqueantes y EPOC sí que hay muchos estudios, y la tendencia es a no utilizarlos, dejando al paciente EPOC con poco margen para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, cuando se podría usar un betabloqueante cardioselectivo sin que presentara interacciones relevantes y sí un beneficio en términos de mortalidad para los pacientes con EPOC e insuficiencia cardiaca”. “Hay que prestar mucha atención a las interacciones” concluye Bárcena, “porque se producen aunque al ser inhalados se absorban menos”.