No se pierda

José María Vergeles en el Foro de la Fundación Economía y Salud: “A mí no me hace un trasplante de corazón un cirujano cardiaco que hace seis operaciones al año”

28 de octubre, 2016
foro-economia-y-salud

Esta afirmación del consejero de sanidad de Extremadura, José Maria Vergeles, ha sido una muestra de las diferencias que han expresado los tres consejeros de sanidad que han participado en el II Foro Bienal Economía y Salud que ha organizado la Fundación Economía y Salud. Antonio María Sáez Aguado, Jon Darpón y el propio Vergeles, de Castilla-León, País Vasco y Extremadura respectivamente, han dado una visión no demasiado distante del estado del sistema nacional de salud.

El presidente de la Fundación Economía y Salud, Alberto Giménez ha explicado que el objetivo de este Foro es poner en valor el sector salud como un sector estratégico de inversión, con retornos sobre inversión en empleo, infraestructuras e incluso “salud”, recordando que quien está sano cuesta menos y produce más en términos laborales. Dado que supone más del 10% del PIB, Giménez ha pedido que el sector sea fiable, es decir, se utilicen los recursos sanitarios con eficacia, centrados en el paciente y sus resultados en salud. El impulso no puede venir solo de la clase política, sino de los profesionales, ha dicho.

El sector sanitario presenta una fuerte resistencia al cambio y es necesario abrir el debate en busca de la eficiencia y la calidad, ha asegurado el presidente de la Fundación, y ha reclamado “propuestas objetivas, rigurosas y pragmáticas”, insistiendo en que el objetivo de este II Foro Bienal Economía y Salud es proponer 100 medidas que mejoren el sector salud, a través de 12 mesas con 120 expertos en total, además de unos indicadores que ayuden a hacer un seguimiento del cumplimiento de dichas medidas.

Sáez Aguado, Darpón y Vergeles
El consejero Sáez Aguado ha asegurado que en España la sostenibilidad del sistema sanitario, desde su punto de vista, es estructural, con una financiación de riesgo porque todas las Comunidades Autónomas la están realizando con recursos vinculados a la deuda y el endeudamiento. Ha asegurado que la incorporación de la innovación, la tecnología y el enorme incremento de la prestación sanitaria media hace que el sistema sea deficitario. También ha asegurado que el sistema de trabajadores estatuarios no ayuda al crecimiento del sistema porque son plazas consideradas en propiedad, y nadie con otros méritos o capacidades puede “arrebatársela” ha dicho.

En cuanto a su vocación por la sanidad pública, Sáez Aguado ha asegurado que cada vez que hay una derivación hacia la asistencia privada es un fracaso del sistema sanitario público.

Por último hay que destacar que para él, el sistema debe volver a equilibrar el valor de las funciones en el ámbito sanitario en favor de los profesionales porque es en la clínica donde se dirimen los resultados, el gasto, la calidad… aunque ha pedido un cambio en el sistema de contratación porque la condición de trabajadores estatutarios no ayuda al sistema.

Darpón por su parte ha mostrado unas necesidades diferentes, pero remarcando también la necesidad de un cambio, y además, urgente. Ha asegurado que el principal problema al que se enfrenta el sistema sanitario es tener que hacer frente al envejecimiento de la población, la innovación tecnológica en un contexto de sostenibilidad financiera del sistema, las desigualdades en salud y la reposición de profesionales.

Para el Gobierno Vasco, según el propio Darpón, es importante favorecer la colaboración entre profesionales de los dos niveles asistenciales, Atención Primaria y Atención Especializada, así como redefinir el papel de Enfermería si este va a tener un papel más activo. Por otro lado ha asegurado que la sanidad privada tiene su espacio, y de hecho genera riqueza.

Sobre los términos económicos del sistema Darpón ha señalado a las nuevas terapias farmacológicas como uno de los problemas que más hace incrementar el gasto sanitario, pero ha asegurado que no tiene duda de la necesidad de su introducción, pero “no a cualquier precio”, ha dicho, además de proponerle a la industria un pago por resultados.

La última intervención ha sido para José María Vergeles, que ha comenzado diciendo que casi todas las comunidades hacen cosas parecidas, y por eso asegura creer en el sistema nacional de salud, pero ha afirmado que “a mí no me hace un trasplante de corazón un cirujano cardiaco que hace seis operaciones al año“, refiriéndose a la necesidad de compartir recursos autonómicos entre diferentes comunidades, con una “verdadera vocación de sistema nacional de salud“, ha insistido. “ todas las Comunidades Autónomas nos necesitamos, pero no todas las Comunidades Autónomas tenemos que tener de todo“.

Hacer del ciudadano el centro del sistema y potenciar la Atención Primaria son las dos ideas preferidas en todos los foros, pero es algo que hay que ejecutar, ha dicho, y pocas iniciativas están destinadas a ellas.

Para Vergeles la coordinación sanitaria y social es un concepto deshechable, porque para él lo importante es combinar las políticas sociales con las políticas sanitarias para que el sistema no sea insostenible. El concepto que hay que promover es la autonomía personal porque en él cabe la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad, el acceso a una protección social adecuada… es decir, libre de una situación de dependencia.
..Redacción