No se pierda

El tratamiento del cáncer de mama con radioterapia se reduce de seis a tres semanas en el último año

31 de octubre, 2016
cancer-de-mama

La optimización de los resultados y la reducción del tiempo del tratamiento con radioterapia en los casos de cáncer de mama representan dos de los principales logros del último año. En concreto, según los datos aportados por el portavoz en la materia de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), el Dr. Manel Algara, jefe de Servicio del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital de la Esperanza del Parc de Salud Mar de Barcelona, el tratamiento se ha reducido en este corto periodo de seis a tres semanas, es decir, a la mitad. Además, según ha explicado el facultativo del centro barcelonés, los resultados pueden ser “hasta mejores”.

El gran avance que confirma SEOR a través del doctor Algara y de las conclusiones de los últimos estudios realizados en este sentido supone además que los esquemas hipofraccionados logren que aumente “de forma importante la comodidad de las pacientes y disminuya la carga asistencial de las unidades de radioterapia”. La sociedad oncológica va aún más lejos en este sentido y señala que los estudios actualmente en marcha apuntan ya la posibilidad de que, en los próximos años, el tratamiento pueda incluso reducirse a una semana de duración. La segunda es la necesidad de seguir investigando para averiguar en qué pacientes con un tumor pequeño pero con afectación de los ganglios, podemos evitar el tratamiento ganglionar local, sea con cirugía o con radioterapia, hoy por hoy sigue siendo necesaria la linfadenectomía o la irradiación de los ganglios axilares.

El efecto positivo de los tests genéticos en este tipo de tumor ha sido otro de los capítulos que ha analizado el doctor Algara. El portavoz de SEOR ha precisado a este respecto que los resultados de algunos de los últimos estudios, como es el caso del MINDACT, apuntan que la quimioterapia, y sus efectos secundarios, “podrían evitarse hasta casi en la mitad de pacientes que fueron evaluadas por uno de estos test genéticos”. Conviene recordar que en la mayoría de pacientes no existen dudas sobre la utilización de quimioterapia o de tratamiento antiestrogénico. Sólo en aquellos casos en los que se generan dudas sobre el beneficio que puede aportar un tratamiento como la quimioterapia, los test genéticos ayudan a afinar en el pronóstico del tumor.

En su análisis sobre la evolución que ha seguido el tratamiento sobre el cáncer de mamá, SEOR se detiene en el papel de la inmuno radioterapia como una “oportunidad” para aquellos casos en los que el tratamiento estándar no obtiene buenos resultados. En términos del doctor Algara, permite optimizar y potenciar ambos tratamientos a través de su combinación espacio-temporal. Sin embargo, hay que destacar que, “por suerte la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama con los tratamientos actuales ya es muy alta”.

El informe de SEOR también refuerza el papel de la radioterapia a la hora de evitar la mastectomización. Si bien es cierto que actualmente ya se están evitando un 70-80% de las mastectomías, en todos estos casos es siempre necesaria la administración de radioterapia posterior. Con este tratamiento conservador incluso se consiguen cifras de supervivencia superiores a las obtenidas en pacientes que se tratan con mastectomía.

Desde SEOR han apuntado a la necesidad de seguir investigando para averiguar en qué pacientes con un tumor pequeño pero con afectación de los ganglios puede evitarse el tratamiento ganglionar local, sea con cirugía o con radioterapia, hoy por hoy sigue siendo necesaria la linfadenectomía o la irradiación de los ganglios axilares.

El cáncer de mama es un tipo de tumor que va ligado, en muchas ocasiones, a las hormonas femeninas, a los estrógenos, lo que hace que sea mucho más frecuente en las mujeres que en los varones. De hecho, se estima que hay un cáncer de mama en hombres por cada 100 casos diagnosticados en mujeres. Pese a su escasa incidencia, tanto el diagnóstico como el tratamiento son similares en ambos sexos, aunque la mastectomía suele ser la cirugía de elección en los casos diagnosticados en hombres.