No se pierda

Los trabajadores piden seguridad jurídica ante los planes de Comín para comprar el HGC

8 de noviembre, 2016
Toni Comin

Toni Comín ha insistido en la adquisición del Hospital General de Catalunya (HGC) porque sería “un salto cualitativo muy positivo en una de las zonas más pobladas de Cataluña“, ha afirmado, a pesar de los avisos que ha recibido tanto desde la propietaria, Quirósalud, como desde el propio Gobierno o el sindicato Metges de Catalunya, que le han pedido que no haga públicas manifestaciones que puedan generar inseguridad entre los profesionales.

El conseller ha asegurado que el centro daría cobertura “a todas las etapas de la vida” porque sus planes pasan por al ámbito sociosanitario, el servicio de urgencias pediátricas, y hasta el punto de asegurar que serán 182 camas de enfermos agudos y 231 para otras fases.

El proceso de compra ya está en marcha“, ha dicho durante la presentación del nuevo servicio de atención domiciliaria en el área de Barcelona, un servicio que el propio Comín ha “desprivatizado”, a la vez que ha destacado “la rigurosa planificación y análisis” que todo su departamento está realizando para comprar el HGC. “Queremos que es la opinión pública el constate que esta compra es fruto de un trabajo muy profundo tras analizar la cobertura sanitaria del Vallés Occidental“.

La preocupación esencial de Comín es descongestionar los centros hospitalarios de la zona y entiende que es la solución de continuidad entre los centros de atención primaria y los hospitales públicos de la zona.

Posturas enfrentadas
Sin embargo, los trabajadores le han pedido que deje de mentir, y en una concentración que hicieron hace pocos días a las puertas del centro le pidieron que iniciara un diálogo con pacientes y trabajadores

El contrato de la concesión acaba en 2021 y se quejan se la falta de seguridad jurídica que generan estas manifestaciones públicas del conseller.

Por otro lado, desde Quirónslaud se insiste en que el hospital no está en venta, y se remite al comunicado de final del mes pasado en el que se asegura que no habido oferta formal, que Comín ha cifrado en 50 millones de euros, y ni siquiera una “comunicación formal“.
..Alfonso González