No se pierda

“En Sanidad, para hablar de tecnología pensemos primero en necesidades”

9 de noviembre, 2016
jornada-sabien-periscopio

La eSalud es un área emergente que está revolucionando cómo se realiza la práctica médica, y cómo los profesionales se relacionan y comunican entre ellos y con sus pacientes. Sin embargo, los médicos desconocen todo lo que las aplicaciones TIC pueden ofrecerles y, del mismo modo, los ingenieros desconocen las necesidades reales de éstos antes de desarrollar herramientas que sean capaces de facilitar las tareas de los profesionales de la salud.

Más allá de la tecnología: identificando las necesidades de los médicos es el título de la primera jornada SABIEN-Periscopio, organizada por el Instituto ITACA que ha servido de punto de encuentro entre ingenieros y profesionales de la salud.

En palabras del Dr. Ignacio Basagoiti, coordinador del área de información y salud del grupo SABIEN de la UPV, “para empezar a hablar de avances tecnológicos, los profesionales de la Salud debemos comenzar por saber qué nos hace falta y ante qué problemas nos enfrentamos. Esta tarea no es sencilla. Requiere reflexión, tiempo, esfuerzo… pero resulta tremendamente productiva si somos capaces de narrar y comunicar estas necesidades. El mundo está cambiando y los profesionales debemos asumir un papel de liderazgo en el cambio”.

En este sentido, El Dr. Carlos Almendro expuso a los asistentes la realidad de los médicos de familia, sus necesidades formativas y de comunicación con el resto de profesionales donde las TIC pueden facilitar los entornos personales de aprendizaje y los entornos colaborativos de trabajo, imprescindibles para ofrecer a los pacientes una atención personalizada, accesible, y de alta calidad.

De igual modo, el Dr. Bernardo Valdivieso como Director de Planificación del departamento de salud La Fe de Valencia, explicó la realidad del paciente desde una perspectiva hospitalaria. Según Valdivieso, es necesario actuar desde la prevención y el trabajo con las poblaciones y centrar la asistencia en las necesidades de los pacientes y sus enfermedades, y no en estructuras rígidas basadas en niveles asistenciales. De igual modo, explicó cómo es necesario que las aplicaciones tecnológicas puedan integrarse en la práctica clínica a través de la interoperabilidad de los datos y cómo dichos datos deben retroalimentar las decisiones clínicas y ser útiles para la investigación.