No se pierda

La obesidad es la enfermedad más grave para los estadounidenses, pero no saben cómo combatirla

10 de noviembre, 2016
obesidad-eeuu-1

Ocho de cada 10 estadounidenses piensan que la obesidad es la enfermedad más grave a la que tiene que hacer frente el país, igualando en el primer lugar con el cáncer y muy por delante de la diabetes, la enfermedad cardíaca, la enfermedad mental y el VIH/Sida. Y es que así se desprende de una nueva encuesta que financiada por la Sociedad Estadounidense de Cirugía Metabólica y Bariátrica (ASMBS, por su sigla en inglés) y la organización de investigación independiente NORC, de la Universidad de Chicago, fue presentada en la Semana de la Obesidad 2016 que del 31 de octubre al 4 de noviembre se ha celebrado en Nueva Orleans.

La encuesta revela que los estadounidenses comprenden los riesgos de la obesidad mejor que nunca, pero siguen equivocados sobre sus causas, la efectividad de distintos tratamientos y la importancia de que la comunidad médica participe de la atención”, afirma el doctor Raul J. Rosenthal, presidente de la ASMBS.

La encuesta que, fue realizada a una muestra de 1.500 adultos, revela que uno de cada tres estadounidenses con obesidad nunca habló con un médico o un profesional de la salud sobre los problemas de peso. Apenas el 12% de los estadounidenses con obesidad mórbida, para los que la cirugía bariátrica es una opción, dijo que nunca un médico les había sugerido tener en cuenta la operación.

Creo que la obesidad podría ser la única enfermedad que pone en riesgo la vida en más de un tercio de los pacientes que no consultan al médico y la mayoría no explora otras opciones terapéuticas con mejores tasas de éxito en el largo plazo”, indicó Rosenthal, que también es jefe del Departamento de Cirugía General de la Clínica Cleveland en Florida.

La encuesta indica también que el 60% de los estadounidenses está tratando de adelgazar y lo mismo sucede con el 94% de los obesos. En este caso, más de la mitad de los últimos lo intentó por lo menos cinco veces y uno de cada cinco hizo más de 20 intentos.

La mayoría de los estadounidenses piensa incorrectamente que la dieta y el ejercicio son la mejor manera de adelgazar y no recuperar el peso perdido, explica Rosenthal. Y es que el 78% considera que la dieta y el ejercicio son los métodos más efectivos para adelgazar en el largo plazo. El 88% de los entrevistados dijo que era la forma más segura de hacerlo, mientras que los medicamentos (15%) y los suplementos alimentarios (16%) son los menos seguros.

En cuanto a la cirugía bariátrica, los estadounidenses están divididos, ya que el 31% la considera segura; el 37% opina que es insegura y el 31 por ciento, ni lo uno ni lo otro. Aun así, el 68% piensa que vivir con obesidad es más perjudicial que recurrir a la cirugía bariátrica.
..Redacción