No se pierda

Expertos en medicina reclaman una mejora en los programas de educación de las profesiones sanitarias

14 de noviembre, 2016
ufv-medicina-centrada-en-la-persona

Durante una semana, la Universidad Francisco de Vitoria ha acogido el 4º Congreso Internacional de Medicina Centrada en la Persona, que ha reunido a prestigiosos expertos de Europa, Estados Unidos, Canadá, Australia e Hispanoamérica, que han aportado la perspectiva de varias instituciones nacionales e internacionales.

La reunión, que ha contado con el apoyo de la Fundación Lilly, se ha centrado fundamentalmente en la educación médica centrada en la persona y en la optimización de la atención a la salud. También ha sido una oportunidad para reflexionar sobre la medicina centrada en la persona y su papel ante los desafíos educativos y de la salud pública hoy.

Para la Universidad Francisco de Vitoria este es un tema relevante, ya que desde que se comenzó a impartir el Grado en Medicina, hace ahora 7 años, sus planes de estudio contemplan enseñar una medicina centrada en la persona, es decir, “que los alumnos no vean a los pacientes solo como portadores de una enfermedad, sino como personas con un nombre y apellido, una historia, una familia, etc. esto implica considerar al individuo en su globalidad, sus formas y estilos de vida”, explicaba Fernando Caballero, Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Francisco de Vitoria durante la inauguración del congreso.

El congreso se cerró con la lectura de la Declaración de Madrid sobre educación médica centrada en la persona, en la que los participantes del 4º Congreso Internacional de Medicina Centrada en la Persona han hecho una llamada a la acción “para una promoción de la salud para todos a través de una transformación de la educación de las profesiones sanitarias”, explican en la declaración, que supone una continuidad con las realizadas anteriormente, especialmente con la Declaración de Zagreb, en la que se hizo un llamamiento a la necesidad de un esfuerzo para ir hacia una educación centrada en la persona.

Así, explica la Declaración que “la práctica de las profesiones sanitarias en la actualidad se enfrenta a retos sin precedentes en todas las culturas y sociedades”. Entre ellos destacan discrepancias entre las necesidades legítimas de los pacientes, los recursos que hay disponibles para satisfacer esas necesidades, el gran desarrollo científico y técnico en las ciencias de la salud, etc. a lo que hay que añadir los problemas éticos, deontológicos y legales que sitúa los profesionales ante la dificultad de mantener su compromiso de velar por el bienestar y la salud de sus pacientes cooperando en la sostenibilidad de los sistemas sanitarios. Esta situación “ha provocado en muchos una gran insatisfacción, así como un fuerte desgaste asociado a una pérdida de sentido en su vida laboral”, suscriben los participantes del congreso.

La sanidad está inmersa en uno de los procesos de cambio más importantes de su historia”, explican en la Declaración de Madrid. “los profesionales pueden, a través de la formación de sus miembros, buscar y encontrar respuestas efectivas. Entendemos que la educación sanitaria representa un camino importante para reconducir esta situación compleja, impulsando un repensamiento sobre los fines y medios de la educación actual en las ciencias de la salud, e implementando acciones a todos sus niveles”, explican en la Declaración.

Así, los participantes en el Congreso Internacional de Medicina Centrada en la Persona proponen doce acciones en la educación en las profesiones sanitarias. Entre ellas, destacan la de que “las universidades asuman la responsabilidad de hacer una selección positiva y justa de los aspirantes con mejores actitudes y aptitudes para una práctica centrada a la persona” o la de “incluir programas de estancias clínicas programadas en los primeros cursos preclínicos, para prevenir el deterioro de la capacidad empática de los alumnos en cursos clínicos avanzados y promover estilos profesionales adecuados”, o “dar prioridad a la formación de docentes y a programas de entrenamiento en habilidades comunicacionales, generalizándose el uso de programas de pacientes estandarizados”, entre otras medidas.

En definitiva, los participantes del IV Congreso Internacional de Medicina Centrada en la Persona han querido hacer una llamada para colaborar en la mejora de la salud centrada en las personas a través del mundo, mediante la mejora de los programas de educación de las profesiones sanitarias en las universidad y en los programas de formación de especialistas y las actividades de educación continuadas.