No se pierda

Sólo el 16% de los cánceres de pulmón se diagnostican en fases precoces

17 de noviembre, 2016
cancer-pulmon

El tratamiento con radioterapia en los casos de cáncer de pulmón va cobrando cada año más importancia. Un balance realizado por la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) con motivo del día internacional de esta patología, que tiene lugar el 17 de noviembre, apunta que el 60% de estos pacientes recibe radioterapia en algún momento del curso de su enfermedad. Además, según indica la coordinadora del Grupo Oncológico Español de Cáncer de Pulmón (COECP-SEOR), la Dra. Nuria Rodríguez de Dios, la radioterapia “participa en el tratamiento de todas las etapas de la enfermedad administrada”.

La aportación de este capítulo de la Oncología ha sido muy creciente en el último año. Así, según ha detallado la médico del Servicio de Oncología Raditerápica del Parc de Salut Mar de Barcelona, las “vías de mejora en la radioterapia del cáncer de pulmón” se centran en los avances tecnológicos, que han permitido el desarrollo de unidades de tratamiento capaces de administrar la dosis de radiación en menos tiempo. Estas unidades, continúa la doctora Rodríguez de Dios, “están dotadas de sistemas que permiten controlar con mayor precisión tanto la posición del tumor como la del propio paciente, antes y durante cada sesión de tratamiento para llevar a cabo el objetivo principal de la radioterapia, que es administrar la máxima dosis en el tumor sin afectar el tejido sano de alrededor”.

Otro de los avances alcanzados consiste en los estudios y trabajos que abordan la “mejor integración de la radioterapia con la quimioterapia y los nuevos agentes biológicos”. La SEOR también hace hincapié en los últimos estudios dirigidos el “empleo de la radioterapia con finalidad curativa en algunos casos de pacientes con enfermedad metastásica”, así como “conocer aquellas características genéticas individuales que condicionan que unos pacientes sean más susceptibles que otros a los efectos nocivos de la radiación”.

El análisis presentado por SEOR con motivo del Día Internacional del Cáncer de Pulmón también ofrece una actualización muy precisa de la estadística en este terreno oncológico. El informe indica que sólo el 16% de los cánceres de pulmón se diagnostican en fases precoces, lo que reduce la supervivencia si se compara con otros tumores como el de mama, colon o próstata. Para combatirlo, la representante de la sociedad oncológica añade a este respecto que “uno de los temas que se está debatiendo es el diagnóstico precoz mediante tomografías computarizadas periódicas en población de riesgo -principalmente, fumadores-, que permite detectar precozmente la enfermedad y reducir la mortalidad en un 20%”.

El cáncer de pulmón representa el 13% de todos los diagnósticos de cáncer y el 27% de las muertes por cáncer en hombres y mujeres, siendo la principal causa de muerte por cáncer. Se calcula que cada año se diagnostican en España unos 20.000 nuevos casos de cáncer de pulmón y 17.000 morirán pasado el año de diagnóstico. Es el cáncer con mayor incremento global de supervivencia a nivel mundial (ha subido un 10%) y se sitúa en el 15% de los pacientes a cinco años de diagnóstico.

La mayoría de los casos se diagnostican entre los 55 y los 75 años, con un pico máximo entre los 65 y los 70 años. El informe de SEOR apunta asimismo que menos del 2% de todos los casos ocurren en personas menores de 45 años.

El estudio de SEOR apunta, por último, que factor etiológico fundamental para padecer un cáncer de pulmón es el tabaco, “de manera que se ha observado claramente una tendencia descendente en la incidencia y en la mortalidad con la reducción del hábito tabáquico entre los hombres”. El descenso es menor en los índices de mortalidad del cáncer de pulmón en las mujeres, probablemente debido a que la disminución de los índices de consumo de cigarrillo en este grupo tuvo lugar en forma más tardía. La enfermedad ya es el cuarto tumor en incidencia entre el sexo femenino. En cuanto a la edad, se ha reducido el consumo en la franja de edad de los 50 años, pero sigue siendo preocupante la adicción en jóvenes. Sin embargo, se ha demostrado que el 25% de los casos de cáncer de pulmón son diagnosticados en individuos que nunca han fumado.

El radón es el primer factor de riesgo en el desarrollo del cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado y el segundo, por detrás del tabaco, en fumadores. Además existe un efecto sinérgico entre ambos de manera que la asociación entre la exposición ambiental al radón y el hábito tabáquico aumenta significativamente el riesgo de contraer cáncer de pulmón.