No se pierda

Pudo haber personas infectadas con el virus del Ébola pero no presentaron síntomas

18 de noviembre, 2016
ebola

No siempre muestran síntomas con el virus del Ébola aquellas personas que lo tienen, y es que así se desprende de un estudio que, realizado por investigadores de la Universidad de Stanford, sugiere que la considerada peor epidemia de la historia del Ébola y que ha devastado África Occidental, pudo ser más amplia de lo que se creía.

En declaraciones a Efe, Gene Richardson, el médico que dirigió el estudio en Stanford, afirma que el saldo de más 28.600 infectados “no representa la cantidad de infecciones” que hubo durante la epidemia.

El estudio, publicado esta semana en la revista especializada PLOS Neglected Tropical Diseases, fue realizado en la aldea Suduku de Sierra Leona, uno de los países más afectados por el brote de Ébola entre 2014 y 2015, junto a Guinea y Liberia.

Durante ese período, la aldea, de unos 900 habitantes, había sido uno de los sitios más amenazados y críticos en la zona oriental del país, con 34 casos de Ébola, de los que 28 fueron trágicos.

Después del brote, el equipo liderado por Richardson volvió a Suduku para tratar de analizar si las infecciones podían mostrar síntomas mínimos, ya que algunos estudios sugerían esa posibilidad.

A través de una prueba ELISA, como se llama a la técnica de laboratorio que busca la presencia de anticuerpos en el organismo, los científicos examinaron a un grupo de personas que pudo estar expuesto a la enfermedad. De esa forma encontraron hasta 14 individuos que tenían anticuerpos contra el Ébola, lo que sugiere que estuvieron infectados con el virus, pero que durante el brote no fueron identificados como pacientes. Además, 12 de ellos dijeron que no habían tenido los síntomas comunes, entre los que se encuentran fiebre, dolor de cabeza y muscular, sarpullido, vómitos, diarrea, problemas respiratorios y sangrados sin causa. Para el investigador, “esto muestra que hubo más transmisión entre seres humanos de la que pensábamos”.

Junto a otras instituciones que, también colaboraron con este estudio presentado esta semana en el encuentro anual de la Sociedad Norteamericana de Medicina Tropical e Higiene en Atlanta , el equipo de Richardson continúan trabajando en otras aldeas de Sierra Leona para lograr una cuenta más precisa de la cantidad de afectados por la epidemia. “El mayor objetivo es ayudar a comprender la transmisión del virus del Ébola, pero también queremos entender la gravedad real del brote”, destacó.

Si se pudieran contabilizar todos los sobrevivientes no registrados, es decir, las personas que estuvieron enfermas pero que no fueron consideradas entre los casos por no mostrar síntomas, y se añadieran los individuos con síntomas mínimos, “posiblemente” ese número de más de 28.600 infectados se elevaría a “50.000 episodios de transmisión entre seres humanos”. Como concluye el investigador, “no necesariamente estos fueron casos, pero técnicamente tuvieron el virus”.
..Redacción