No se pierda

Médicos y farmacéuticos se forman juntos en el uso de medicamentos individualizados para la piel

18 de noviembre, 2016
medicos-y-farmaceuticos

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, clausuró la Jornada de Formulación Magistral en Dermatología que se celebró en el salón de actos de Cofares y que contó con la participación de más de un centenar de médicos y farmacéuticos.

Organizada por las vocalías de Formulación Magistral y Dermatología del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), junto con la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) Sección Centro, la sesión sirvió para compartir conocimientos y experiencias entre médicos dermatólogos y farmacéuticos para abordar de forma conjunta los principales problemas de la piel de los pacientes a través de la formulación magistral.

El consejero de Sanidad destacó el “trabajo en equipo” entre médicos y farmacéuticos en beneficio del paciente y del sistema sanitario y el valor de herramientas como Farma Chat-Dermo, un sistema de mensajería instantánea presentado ayer por el COFM que permitirá a los dermatólogos resolver sus dudas en torno a la formulación magistral y “reducir las visitas a las consultas médicas y la incertidumbre de los pacientes”, subrayó Sánchez Martos. Durante su intervención, también resaltó la “cercanía y profesionalidad” de los farmacéuticos, así como “su labor de educación por la salud”, y añadió que la farmacia “es un espacio para la atención farmacéutica que hay que potenciar más”.

Tanto médicos como farmacéuticos intervinieron al alimón al preparar y exponer juntos sus ponencias. El presidente del COFM, Luis González Díez, destacó la sesión formativa como una “excelente ocasión de unir profesionales de distintos ramos de la Sanidad para aprender juntos”. “Es muy enriquecedor que quien prescribe tenga al lado a la persona que luego elabora o dispensa y viceversa”, aseguró. Asimismo agradeció la colaboración y apoyo de los médicos, como la “sensibilidad de la Consejería al incluir estos medicamentos en la prescripción por receta electrónica y el trato dado en la negociación del último concierto farmacéutico”. González Díez defendió el uso de la formulación, una disciplina que “está muy viva, pues año a año va incorporando nuevos principios activos, nuevos estudios y nuevas aplicaciones”.

Durante la jornada, que reunió a más de un centenar de profesionales tanto de Madrid como de otras comunidades autónomas y también de Portugal, el Colegio presentó el servicio Farma Chat-Dermo. Se trata de una aplicación informática desarrollada por la corporación madrileña que permite a los farmacéuticos conectarse con el Colegio para resolver cualquier pregunta técnica en tiempo real. Este servicio se abrirá ahora también a los dermatólogos que así lo deseen a través de la Academia Española de Dermatología y Venereología para trasladar sus consultas acerca del uso de medicamentos individualizados, la financiación pública de las fórmulas, su composición, suministro, excipientes, caducidad o normativa legal aplicada, entre otras, según explicó la vocal de Dermofarmacia del Colegio, Rosalía Gozalo Corral.

Por su parte, el representante de Formulación Magistral del COFM, José Antonio Sánchez-Brunete Santos, expuso el marco legal y las garantías de los medicamentos individualizados, especialmente indicados en el caso de pacientes pediátricos y para tratar afecciones de la piel, como la dermatitis atópica, la psoriasis, el acné y la rosácea, los trastornos del pelo o como terapias antienvejecimiento, entre otras patologías que se analizaron a lo largo de las mesas de debate conjuntas entre médicos y farmacéuticos.

Sánchez-Brunete Santos aludió a las ventajas de la formulación para cubrir vacíos terapéuticos y facilitar la aplicación del medicamento a muchos pacientes. Se trata de una herramienta muy útil en el caso de los pacientes que presentan problemas con las dosis o intolerancias y alergias a cualquier sustancia presente en medicamentos y otros productos, así como en los casos de principios activos que no se comercializan por tener una fecha de caducidad temprana o formulaciones realizadas con dos, tres o más componentes, entre otros muchos ejemplos de uso y utilidades, como medio de facilitar la adherencia al tratamiento.