Inicio ASP 12 medidas imprescindibles en la reforma del sistema sanitario

12 medidas imprescindibles en la reforma del sistema sanitario

Compartir

La crisis que atraviesa España, los ajustes presupuestarios en curso y las perspectivas de un débil crecimiento económico inciden directamente en los problemas de financiación que actualmente tiene el Sistema Nacional de Salud (SNS), lo que puede afectar a su sostenibilidad a medio y largo plazo. Los estudios más optimistas auguran que para el año 2020 el gasto sanitario necesario para dar cobertura universal en condiciones de equidad sería el doble que hoy en día. Los motivos de este crecimiento se pueden resumir en aumento de la esperanza de vida que condiciona el envejecimiento de la población; cronificación de las enfermedades, incremento de la innovación tecnológica y científica, mayor información de la población y otras causas como crecientes requisitos legales, judicialización de la medicina, etcétera.

Junto al SNS, nuestro país cuenta con un sector sanitario privado de calidad, eficaz y solvente, con funciones de asegurador y proveedor a través de conciertos o colaboraciones público-privadas. “La sanidad privada constituye un importante aliado estratégico para el mantenimiento del sistema sanitario global; la complementariedad entre ambos es, hoy por hoy, imprescindible”, explica el Dr. Manuel Vilches, director General del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS). Durante la Jornada de Actualización en Gestión Sanitaria “Hacia un futuro sostenible del Sistema Nacional de Salud”, organizada por la Cátedra de Gestión Sanitaria y Ciencias de la Salud de la Universidad a Distancia de Madrid celebrada en Madrid, IDIS ha enumerado doce ideas imprescindibles en la reforma global del Sistema Sanitario.

Para no perder la competitividad de nuestro Sistema respecto a otros países del entorno, no caer en mayores problemas de solvencia y sostenibilidad y continuar teniendo un sistema que se sitúa entre los mejores del mundo, la nueva realidad económica requiere de una reforma global del Sistema Sanitario en la que han de participar todos los agentes implicados a través de un pacto de Estado por la sanidad que involucre a todos y que despolitice la realidad sanitaria de nuestro país”, asegura el Dr. Vilches.

La sanidad de titularidad privada aporta al sistema sanitario de nuestro país una red de 450 hospitales distribuidos por toda la geografía, 51.967 camas y más de 3.000 centros ambulatorios en los que trabajan 244.345 profesionales cualificados que contribuyen no solo a favorecer el acceso a la sanidad a cerca de 10 millones de ciudadanos que contribuyen a aliviar las listas de espera, la presión asistencial y la sobrecarga financiera del Sistema Nacional de Salud.

En este mismo aspecto no podemos obviar que desde la sanidad privada se desarrollan más de 14 millones de consultas, cerca de 6 millones de urgencias, más de un millón de ingresos y altas y más de 7 millones de estancias. Por otra parte buena parte de la innovación instalada se encuentra en la sanidad privada tanto en el ámbito del diagnóstico como del tratamiento. Todo ello con servicios y centros acreditados y certificados bajo las más estricta y exigentes normas de calidad internacional y nacional (ISO, EFQM, Joint Commission, DIAS, SEP, QH (Quality Healthcare), etc…).

En cuanto a resultados de salud es significativo, primero, que desde este segmento asistencial se publiquen datos agregados que facilitan la toma de decisiones por parte del paciente en términos de eficiencia, accesibilidad, resolución asistencial, calidad y seguridad con cifras que mejoran los estándares internacionales más exigentes.

Lo mismo ocurre en cuanto a percepción de la atención recibida por parte de los pacientes que utilizan este segmento del aseguramiento y provisión. En el Barómetro de la Sanidad Privada editado por la Fundación IDIS, todas las variables alcanzan la calificación de notable por parte de los usuarios que tienen un doble aseguramiento, público y privado. Tal es así que el 86% de los usuarios recomendaría la sanidad privada.

Por todo ello la sanidad privada es fundamental en el sostenimiento del sistema sanitario, en la proyección de nuestra economía, en el refuerzo de nuestro tejido empresarial especializado e innovador y en la generación de empleo de calidad. Por otro lado es esencial en la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad y en el cuidado de los pacientes y es determinante en el avance tecnológico, en la mejora de la calidad y en la formación de los profesionales. “Solo remando juntos por un sistema sanitario sostenible e integrado conseguiremos mirar al futuro con optimismo y confianza” ha resaltado Vilches.

Propuestas para la mejora
El objetivo prioritario es dotar a nuestros ciudadanos del mejor sistema sanitario posible con los mejores resultados de salud basados en calidad y eficiencia aprovechando todos los recursos disponibles; y por ende, que se contribuya a lograr un sistema sanitario solvente, sostenible y competitivo. Por ello, IDIS propone doce vías para llegar a una asistencia sanitaria sostenible y de calidad para todos:

  1. Criterios de eficiencia en la gestión.
  2. Priorizar las prestaciones. Bolsa única para sanidad y dependencia. Financiación finalista.
  3. Evitar duplicidades y solapamientos de servicios.
  4. Garantizar la gobernanza del sistema y la estabilidad de las instituciones sanitarias.
  5. Corresponsabilidad del ciudadano. Fomentar la educación socio-sanitaria.
  6. Cambios estructurales en la provisión (más centros de media y larga estancia)
  7. Acreditación de centros y profesionales.
  8. Impulso a la colaboración público- privada. Aprovechamiento de recursos.
  9. Planificación de la gestión. Logística y servicios compartidos, centrales de compras, etcétera
  10. Fomento de la innovación y de los procesos de I+D.
  11. Incorporación de las TIC de una forma decidida.
  12. Uso del big data en la toma de decisiones y aprovechamiento de la información.

Por ello, “es necesario buscar la cooperación entre el sector público y privado haciendo especial énfasis en la calidad, la seguridad, la innovación, los profesionales, la organización estructural, los resultados de salud y la eficiencia del sistema, todo con el objetivo de contribuir a la sostenibilidad y solvencia de un sistema sanitario accesible y equitativo para todos los ciudadanos”, concluye el director general del IDIS.