No se pierda

En busca de la reducción del “dolor fantasma” que se produce tras la amputación de un miembro

28 de noviembre, 2016
dolor-fantasma

El Congreso Orto Medical Care 2016 que acaba de celebrarse en IFEMA ha servido de escenario para que el científico mexicano Max Ortiz Catalán , doctor en ingeniería biomédica e inventor de la primera mano biónica que, conectada al hueso, nervios y músculos, hace desaparecer ese “dolor fantasma” que con frecuencia aparece en los pacientes que se han tenido que someter a la amputación de cualquiera de sus extremidades,. Una mano biónica que conectada a los puntos indicados puede hacer desaparecer dicho dolor. Su realidad virtual consiste en que tras su colocación los pacientes pueden recuperar el estado cerebral que tenían antes del inicio de la operación.

Una mano robótica directa al hueso
Durante el Congreso, el científico mexicano, experto en ingeniería biomédica, pronunció la conferencia “Avances en prótesis sensitivas, en la que informó sobre su larga trayectoria de investigación en esta materia que revolucionó el campo de la ortopedia al crear la primera mano biónica que se convierte en una extensión del cuerpo humano.

En las diversas declaraciones que tras el Congreso ha realizado, ha informado que “el gran reto” con el que nos encontramos en estos momentos es cómo incorporar la parte robótica de la mano con el cuerpo humano. Por ello, la alternativa que se ofrece es la utilización de la oseointegración. Una técnica que consiste en colocar este implante de titanio directamente en el hueso del muñón, que se asemeja a los conocidos implantes dentales. Después, con la colocación de electrodos en nervios y músculos, el paciente percibe unas sensaciones y tacto, que puede manejarlas de forma innata prácticamente con la mente.

El Dolor Fantasma
Sin embargo, no todas las personas pueden optar a esta mano biónica por cuestiones médicas y funcionales, como no tener suficiente hueso en el muñón, padecer diabetes que impida la recuperación total tras la amputación o la falta de circulación sanguínea en el miembro amputado. En estos casos, la falta de una mano o una pierna produce dolor, circunstancia que no se da en los pacientes que ya cuentan con un implante.

Se debe a que cuando se pierde un miembro, la conexión neuronal sigue existiendo aunque no esté conectada a nada. Para reducir el dolor provocado por un miembro fantasma hemos desarrollado un sistema de realidad virtual. Mediante un monitor, una cámara y un marcador colocado en el muñón conseguimos agregar un brazo virtual para que el paciente se vea, de nuevo, con él. Mediante unos electrodos situados en la superficie del muñón captamos la actividad eléctrica de los músculos y así descubrimos los movimientos que quiere hacer la persona con su miembro virtual”.

Otra de las investigaciones que este experto lleva a cabo en estos momentos es el desarrollo de piernas biónicas, algo que “nos gustaría hacer realidad en algo más de tres años”.

El tratamiento del dolor
Para el científico mexicano el tratamiento del dolor es un reto para los médicos; pero aún lo es más cuando este dolor se produce en una zona del cuerpo inexistente, al menos físicamente. “Más del 70 % de las personas que han sufrido la amputación de alguno de sus miembros experimenta este tipo de dolor fantasma”, explica el investigador de la Universidad Chalmers de Tecnología de Suecia. Afortunadamente, en algunos casos el dolor “desaparece con el uso de una prótesis o con los tratamientos convencionales”, asegura.

Este nuevo método para el tratamiento del dolor del miembro fantasma, ha sido desarrollado utilizando diversas tecnologías Su terapia ya ha sido experimentada con excelentes resultados en un paciente que lleva 48 años sufriendo este grave padecimiento. El problema es que el dolor del miembro fantasma, asegura el investigador, puede llegar a adquirir una condición crónica y conllevar un grave deterioro de la calidad de vida de quien lo padece.
..Lola Granada