No se pierda

Con la creación del Museo Nacional Ramón y Cajal se pondrá la marca España en el panorama de la ciencia

24 de noviembre, 2016
ramon-y-cajal-icomem

España no debe dejar pasar esta oportunidad y el Colegio de Médicos de Madrid se considera en la obligación histórica de ser el catalizador de todos los intereses y esfuerzos necesarios para que cristalice pronto un proyecto necesario para convertirse en referente mundial de la Neurociencia, la Medicina y la Cultura”, y es que así expresaba Miguel Ángel Sánchez Chillón, presidente del ICOMEM, el compromiso de ofrecer la instalación colegial como sede para el Museo Ramón y Cajal.

Una puesta en marcha de un museo que, en palabras del presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, “no va a ser tarea fácil”, y es que “requiere de voluntad, esfuerzo” y aunar “recursos tanto económicos como materiales”. Sendín considera que “el gobierno y los ministerios deberían poner más intensidad en este proyecto”, ya que “es para poner en valor la marca España”.

Ramón y Cajal impartió clases de Histología y Anatomía Patológica entre 1892 y 1922 en el aula que hoy lleva su nombre, por ello, como afirma Chillón, “creemos que el Colegio de Médicos de Madrid es el lugar idóneo” para este museo nacional que sería de referencia. “Además, se conservan en el ICOMEM material del profesor Cajal, de laboratorio, libros y multitud de fondos documentales”.

El Dr. Juan A. De Carlos Segovia, del Instituto Cajal,  del Consejo Superior de Investigaciones Científicas-CSIC, explicó que desde hace más de 10 años lleva trabajando “para que el legado Cajal se conservara”, y es que a pesar del inventario que hicieron, es tal la cantidad de material que hay, que por falta de espacio “no se pueden exponer”. Por ello ahora “es el momento de hacer el museo y que todos, desde científicos, instituciones y filántropos nos impliquemos a fondo”.

Por otra parte, el Dr. D. Fernando de Castro Soubriet, nieto del profesor Fernando de Castro Rodríguez, destacado discípulo de Santiago Ramón y Cajal, destaca que el “caso de Cajal y su escuela es paradigmático. Probablemente no hay una escuela de la ciencia con discípulos tan reconocidos. Se puede asemejar con la escuela creada por Louis Pasteur en París”. La iniciativa del ICOMEM “de ceder sus instalaciones para un posible museo es muy loable”, y es que considera que este museo “debería reunir, catalogar y además exhibir y producir nuevos documentos de investigación”.

El Dr. Juan del Río-Hortega Bereciartu, sobrino-nieto del Dr. Pío del Río-Hortega, uno de los colaboradores más nombrados de Santiago Ramón y Cajal incide en la idea de que “se debe poner a España en el panorama de la ciencia”, ya que junto a la escuela Pasteur, “la escuela Cajal es la más importante que ha dado la ciencia”.
..Emilio Ramirez