No se pierda

Para el Dr. Antonio Fernández Pro el sistema no admite más precariedad, pero es el médico de el que debe controlar su agenda

1 de diciembre, 2016
Antonio Fernández-Pro

El Dr. Antonio Fernández Pro es una autoridad en el ámbito de la Atención Primaria, por su condición de presidente de SEMG, por su condición de Vocal Nacional de médicos de administraciones públicas desde hace 6 años y por su experiencia de 8 años al frente de la vocalía Nacional de la Sección Médicos Titulares ambos cargos en la OMC. Ha atendido a con varios de los temas más importantes de la Atención Primaria como la saturación, las agresiones o la recertificación que tantos problemas está empezando a generar.

Envejecimiento de plantillas, envejecimiento de pacientes, cronicidad… la precariedad del médico de familia es creciente. ¿Qué más se puede hacer para llamar la atención sobre la situación de los médicos y la AP en general?
Creo que las señales de alarma de esta situación están todas dadas y en todos los organismos competentes. El Sistema en general y la AP en particular no admite ni más recortes ni más precariedad, si realmente se está por la sostenibilidad del sistema, se debe estar por fortalecer a la AP, esta más que demostrado y más que repetido que el sistema se debe basar en una AP con capacidad de resolución y eficiente para esto se deben dotar de presupuestos suficientes tanto en personal como en medios.

Foro de Atención Primaria ha denunciado que se prioriza el número de consultas sobre la calidad de las consultas. ¿Puede haber calidad asistencial con 45 consultas en un día?
La demanda asistencial es el resultado de muchas cosas, desde el paternalismo que hemos ejercido durante años a las abultadas listas de espera, es claro que el médico de AP es el que debe controlar su agenda y de esta manera intentar racionalizar el trabajo diario. Es un problema que tendremos que resolver poco a poco. Y contestando a su pregunta es evidente que la calidad no esta en un número de consultas tan elevado, aunque también hay que decir que es un tema que ha mejorado con la universalización de la receta electrónica.

¿Es posible que la sentencia del TSJE acabar con la temporalidad en los contratos?
Eso esperamos todos, evidentemente es una realidad la limitación presupuestaria, esto hace que nuestros gerentes lo tengan difícil, creo que es mucho más una voluntad política que otra cosa, hasta que no se le de una verdadera prioridad al sistema Público de Salud los presupuestos serán escasos, otro tema es la Política de personal que siguieron nuestros gestores en muchos caso absolutamente caótica para el Sistema.

Unas palabras sobre la recertificación, ¿desde los colegios o desde las sociedades?, ¿debe suspenderse de colegiación a quién no la pase?
Evidentemente es un tema que dará que hablar en los próximos meses. El borrador del Ministerio y el proceso ponen de manifiesto que los actores implicados (cada uno con funciones diferentes) son la Administración, los profesionales y las Corporaciones profesionales (Colegios y SSCC). Evidentemente creo que los proveedores de formación deben ser las SSCC, el resto de entidades también tienen un papel fundamental dentro del proceso.
Si alguien no cumple con la norma deberá tener un espacio para solventar esa situación. Creo que muy importante dejar claro en este punto varios cuestiones fundamentales: La primera de ellas es que la rectificación en ningún caso es un examen, es decir, no es una prueba objetiva, es el resultado de un proceso, una foto fija de la formación continuada del profesional en un momento determinado. La segunda es que busca la excelencia profesional (para esto hay otros métodos) si no elevar la media de la profesión; la tercera es que el fin ultimo de la reacreditación es aumentar la seguridad del paciente. Por último, decir que, como es universal, afecta a todos los médicos y profesiones que se autoregulan.

Las agresiones –tanto físicas como verbales- son un tema más común de lo que sale en los medios, ¿cómo se puede luchar contra ellas?
La confianza, el respeto y la tolerancia son valores indispensables para el ejercicio de una profesión que requiere un trato personal tan directo como en la atención sanitaria. Estas actitudes deben prevalecer entre ambas partes. Si esto no ocurre así esta relación se pierde y empiezan a surgir los problemas.
Cada vez la ciudadanía exige mejor y mayor atención y a veces la espera prolongada genera impaciencia, la lista de espera son un foco de disturbio entre el profesional y el paciente, en fin existen diferentes situaciones en el día a día que son un caldo de cultivo óptimo para que surjan este tipo de de conflictos.
Los escenarios más frecuentes para que se den son las salas de urgencias y las consultas de Atención Primaria, donde contacto con el paciente es mucho más cercano, por lo que la sensibilidad de los profesionales debe ser máxima para prevenir estas agresiones.
Las habilidades que debe tener el profesional en estos conflictos -es una cuestión que todos debemos tener en cuenta- es tener autocontrol evitar demostrar que se está nervioso y evitar realizar movimientos bruscos. Es importante rebajar la tensión en las consultas, que siempre es el paso previo a la agresión.
Por otra parte es muy importante que nuestro gestores aseguren la integridad de sus profesionales y siempre debe existir un número de atención del servicio de seguridad del centro sanitario.
Un tema importante es que el profesional siempre, siempre debe denunciar, el castigo reiterado de estas conductas es muchas veces un buen remedio.

..Alfonso González