No se pierda

El Clínic de Barcelona implementará un test genómico que predice la respuesta al tratamiento en cáncer de mama

1 de diciembre, 2016
cancer-de-mama

Investigadores del Hospital Clínic de Barcelona y del  l’Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS) han desarrollado un nuevo test genómico que predice con precisión la respuesta al tratamiento en cáncer de mama.

La investigación que, publica esta semana la revista Clinical Cancer Research, está liderada por el Dr. Alexi Prat, jefe del Servicio de Oncología Médica del Clínic, del grupo Genómica traslacional y terapias dirigidas en tumores sólidos del Idibaps y del grupo de Genómica traslacional del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO).

Tal y como explica el oncólogo, el Clínic será el primer hospital en el mundo en implementar este test de tercera generación, que se basa en los datos producidos por el test PAM50, de segunda generación, y para el que este hospital barcelonés está considerado como uno de los centros de referencia.

En el estudio han participado varios hospitales de España dentro del grupo cooperativo de cáncer de mama GEICAM, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos), del Royal Marsden Foundation Trust de Londres (Reino Unido), de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) y de la Universidad de Edimburgo (Escocia).

Según Prat, cerca de un 70% de los cánceres de mama son hormonosensibles, pero la complejidad está en que este grupo es muy heterogéneo desde un punto de vista clínico y biológico.

Desde hace unos años, los tests genómicos de segunda generación han permitido identificar un grupo de pacientes con un bajo riesgo de recaída, que no necesitan quimioterapia, y otro grupo de alto riesgo, que sí la necesitan. En cambio, el beneficio de la quimioterapia en el grupo de pacientes con riesgo intermedio es incierto.

Se analizó datos genómicos de tumores de más de 2.200 pacientes con cáncer de mama
El equipo de Aleix Prat ha analizado los datos genómicos de los tumores de 2.243 pacientes con cáncer de mama tratadas en ocho estudios clínicos.

Con estos datos moleculares y herramientas bioinformáticas complejas han descubierto y validado este nuevo test genómico de tercera generación que es capaz de detectar mejor la sensibilidad de los tumores al tratamiento con quimioterapia que los actuales test de segunda generación.

Los test genómicos de segunda generación que estamos utilizando actualmente permiten predecir la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama hormonosensible y esta información es útil para tomar decisiones sobre la necesidad de indicar quimioterapia”, afirma Prat.

Con este nuevo test de tercera generación”, añade, “hemos dado un paso adelante y ahora ya podemos predecir directamente el beneficio que se obtendrá de la quimioterapia, así como el de la hormonoterapia”.

A finales de año se implementará el test en el Clínic
Según el oncólogo, este test es especialmente útil en un subgrupo de pacientes con cáncer de mama que tienen un riesgo intermedio de recaída durante los primeros 10 años de seguimiento; este subgrupo representa un tercio de las pacientes a las que se les realiza un test de segunda generación. Como explica Prat, “este es el grupo más difícil de tratar ya que no se ha establecido cuál es la opción terapéutica más conveniente. En este contexto, el test nos ayuda a decantarnos por un tratamiento u otro, o los dos”.

El nuevo test, como avanza, será implementado asistencialmente en el Clínic a finales del presente año. “Este nuevo test genómico nos acerca más a la medicina personalizada o de precisión; es decir, proporciona una información más detallada sobre los beneficios y los riesgos de la quimioterapia y la hormonoterapia. Esta información también ayuda a empoderar a las pacientes en la toma de decisiones sobre su tratamiento”, concluye Prat.
..Redacción