No se pierda

En 2016 aumentó en España hasta un 50% la instalación de desfibriladores en espacios públicos y empresariales

19 de enero, 2017
Proyecto Salvavidas

En 2016 aumentó hasta un 50% la instalación de desfibriladores en espacios públicos y empresariales, si bien, este incremento hace que España aún siga estando lejos de otros países europeos como Francia y Alemania en número de desfibriladores por habitante, y es que así lo ha puso de manifiesto el director general y fundador del Proyecto Salvavidas, Rubén Campo.

Uno de los factores más importantes del crecimiento en el sector son las campañas de concienciación de distintos medios de comunicación, principalmente la campaña de ‘Constantes y Vitales’ de La Sexta y la propia concienciación de la población general.

Cada vez tenemos más desfibriladores instalados y cada vez gracias a esto salvamos más vidas, este punto es fundamental ya que demuestra la importancia de tener un desfibrilador lo más cerca posible”, afirma Campo.

Ayuntamientos, clubes deportivos y empresas son los principales sectores y lugares donde la cardioprotección ha crecido con la instalación de nuevos desfibriladores, los cuales se suman farmacias, centros educativos, comunidades de vecinos y vehículos.

El funcionamiento es “muy sencillo” ya que estos equipos son creados para que cualquier persona los pueda utilizar y “muy seguros”, si bien la instalación de un desfibrilador siempre va acompañada de la formación para su utilización y la formación en reanimación cardiopulmonar.

En España, cada día unas 1.000 personas sufren un paro cardíaco, y al año, más de 30.000 fallecimientos se producen por esta patología fuera del ámbito hospitalario, lo que equivale a una media de un paro cardíaco cada 20 minutos, ocasionando cuatro veces más muertes que los accidentes de tráfico.

Cuantos más desfibriladores tengamos instalados más personas conocerán las técnicas de reanimación y más vidas salvaremos”. Esas más de 30.000 muertes anuales por parada cardíaca, con el uso de desfibriladores se podría reducir sobremanera, y es que únicamente se puede evitar actuando en los primeros 5 minutos con un desfibrilador y la reanimación Cardiopulmonar, lo que hace que sea crucial tener un desfibrilador cerca y que las personas del entorno sepan cómo manejarlo. Por ello, como recuerda Campo, “sería fundamental que la formación en Reanimación Básica y el conocimiento de los desfibriladores se realice desde la base, en todos los centros educativos como ya ocurre en otros países”.
..Redacción
..Foto: Proyecto Salvavidas