No se pierda

La Fundación para la Protección Social de la OMC “es un sentimiento de unidad y ejemplo de solidaridad”

20 de enero, 2017
OMC

Los médicos se preguntaron como socorrer a sus colegas, pero sobre todo a sus hijos, hijas y mujeres”, y es que en palabras de Juan José Rodríguez Sendín, ese fue el espíritu con el que nació la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial y, que ayer presentó los actos conmemorativos de su centenario bajo el lema Un siglo de vidas, contigo.

Sendín, presidente de la Fundación que nacía en 1917, recuerda que el punto de inflexión de la misma fue la gripe que en el año 1918 dejó huérfanos a muchos hijos de médicos. Más tarde, la crudeza de la Guerra Civil hacía cada vez más necesaria esta Fundación que, se creó en un principio bajo el nombre de Patronato de Huérfanos de Médicos Príncipe de Asturias.

En sus orígenes, la cuota era de 10 céntimos de peseta, hoy son siete euros, una cantidad que, como destaca Sendín, hace que 100 años después los objetivos sean los mismos y que no haya “ningún agujero negro en la gestión y en el dinero que solidariamente se ha repartido”.

Cada año se ayudan alrededor de 3.000 personas, pero que para el presidente de la Fundación, lo de menos es el dinero, sino el método, “inocuo y que todo el mundo acepta”, siendo los más jóvenes los que tienen más riesgos ante la salud y la enfermedad, ya que “nosotros somos ya médicos mayores y con la vida resuelta”. Con este método, “se habla de vidas y de todas las personas que han sido beneficiadas, sobre todo con el acompañamiento”, con el “acompañar en las desgracias que no sabemos cuando pueden llegar”.

Por su parte, Serafín Romero, vicepresidente de la OMC, hizo referencia a las prestaciones actuales y a los retos de futuro de la Fundación. “Es un ejemplo de solidaridad”, y es que esa “es la palabra clave”. Para él, “la Fundación es un sentimiento de unidad, ejemplo de solidaridad” que se pone de manifiesto con los 14 millones de euros anuales que cubren a 3.000 beneficiarios. Cada año, recuerda, “tiene 850 altas nuevas de beneficiarios”.

La Fundación tiene seis grandes áreas: 1. Prestación transversal (servicio de atención social); 2. Prestaciones asistenciales (ayudas a huérfanos, médicos jubilados, atención temprana, hijos discapacitados…); 3. Prestaciones educacionales, “la joya de la corona” como la define Romero, ya que gracias a ella se dan ayudas para los estudios; 4. Prestaciones de conciliación de la vida personal, familiar y profesional (servicios de asistencia, residencias…); 5. Prestación a la protección, promoción y prevención de la salud del médico (PAIME); 6. Servicio de asesoramiento para el empleo médico.

Los retos, como explica el vicepresidente de la OMC, están en el contexto de “las problemáticas que tiene la sociedad”. Se deben centrar nuevos estatutos; en la gestión, “100 años sin ninguna mancha” es el mejor ejemplo de que funciona el método como destacaba Sendín. Además, “hemos aprobado un código de buena gestión para los patronos”, afirma Romero. Otros de los retos es tener relaciones externas más fluidas; ser referente en el ámbito de las fundaciones; aumentar las prestaciones en base a las necesidades, para lo que “se debe valorar la cuantía de las prestaciones, analizar la sensibilidad, y los problemas de nuestros beneficiarios”, teniendo siempre como referencia que la “figura del beneficiario es prioritaria para nosotros”.

Nina Mielgo Casado, directora técnica de la Fundación ensalza la celebración del centenario ya que “es un gran reto porque es una Fundación única en España que la mantiene un colectivo profesional (médicos) que vive de aportaciones solidarias y que no está sujeta a ningún otro tipo de prestación”. Hoy por hoy, se puede decir con orgullo “que en el campo de la protección social, ninguna Fundación ha llegado a cumplir 100 años”.

Accede aquí al catálogo de prestaciones 2016 de la Fundación para la Protección Social de la OMC
..Emilio Ramirez