Inicio ASP Sólo uno de cada tres hoteles españoles cuenta con un desfibrilador en...

Sólo uno de cada tres hoteles españoles cuenta con un desfibrilador en sus instalaciones

Sólo uno de cada tres hoteles españoles tiene un desfibrilador en sus instalaciones, a pesar de que hasta el 73% de los turistas internacionales prefieren alojarse en establecimientos hoteleros cardioprotegidos, según datos de un estudio realizado por la empresa B+Safe, especializada en estos dispositivos.

El trabajo, en concreto se realizó en 2015 a partir de una muestra de 600 hoteles de la geografía española, y reveló que apenas el 29% de estas instalaciones situadas en las principales ciudades del país está cardioprotegida, pese a que el 59% cree que la incorporación de un desfibrilador mejoraría su valoración entre los clientes.

Como indica el director general de B+Safe, Nuño Azcona, estas cifras en relación a otros países son “muy inferiores a la media”, por lo que no se exagera al decir que hoy por hoy, España se encuentra a la cola en acceso a un desfibrilador semiautomático. En nuestro país solamente hay un desfibrilador semiautomático por cada 100.000 habitantes, a pesar de que cada año unas 30.000 personas mueren por parada cardíaca fuera del ámbito hospitalario. En Alemania o Dinamarca hay casa 10 unidades, en Francia 15,7 y en el caso de Japón (47 por cada 100.000 habitantes), hay ciudades que garantizan a sus vecinos el acceso a un desfibrilador en menos de tres minutos, independientemente del lugar en el que se produzca la parada cardíaca.

Además, el análisis también incluyó una muestra de 1.500 turistas internacionales alojados en hoteles de 10 Comunidades Autónomas de los que, según el estudio, hasta un 20% se habían interesado por la presencia de desfibriladores al realizar la reserva o al llegar al establecimiento donde se alojaron.

Compromiso con la cardioprotección que repercutiría positivamente con el turismo en España
La disponibilidad de estos equipos en los hoteles y otros espacios turísticos la demandan especialmente personas que proceden de Alemania, Francia y países del norte de Europa, donde la presencia de desfibriladores en los espacios públicos es bastante habitual”, indica Azcona, quien no duda en afirmar que un “compromiso fuerte por la cardioprotección” en el sector turístico repercutiría “de manera muy positiva” en el posicionamiento de la ‘marca España’ y en la apuesta de España por mejorar su oferta turística.

Asimismo, insiste en la necesidad de formar al personal que trabaja en los establecimientos turísticos para poder actuar “con las máximas garantías de éxito en caso de parada cardíaca”.

Recientemente, un dato de la Encuesta de Cardioprotección en España realizada por B+Safe y avalada por la Fundación Española del Corazón (FEC), revelaba que apenas un 30% de los españoles se considera capaz de atender alguna incidencia cardíaca en sus proximidades. Por otra parte, también según el Estudio de Cardioprotección en España 2016 que ha realizado B+Safe, sólo una de cada tres personas sabría realizar una reanimación cardio-pulmonar (RCP) en caso de presenciar un ataque cardíaco.

Sólo Canarias regula obligatoriedad de tener desfibriladores en hoteles con más de 1.000 plazas
Los hoteles incorporan múltiples dispositivos de seguridad como los anti-incendios, vigilancia de accesos, botiquines u otros servicios. Los desfibriladores deben ser un elemento más en la seguridad de los viajeros”, insiste Azcona, que lamenta que la legislación española actual “no ayuda” a avanzar en este sentido. Al respecto, actualmente sólo Canarias regula de manera específica la obligatoriedad de disponer de desfibriladores en los hoteles con más de 1.000 plazas.

Según los autores del estudio, el hecho de que no sea obligatorio ralentiza el proceso de que las instalaciones hoteleras vayan equipándose con más desfibriladores. Tener solamente un desfibrilador semiautomático por cada 100.000 personas en España, hace que en nuestro país, tras sufrir una parada cardíaca, el índice de salvación se sitúa en un 4%. Con el uso de estos aparatos se incrementan en más de un 70% las probabilidades de recuperarse tras un paro cardíaco.

..Emilio Ramirez
..Foto: Montanyà Hotel & Lodge, B+Safe