No se pierda

La información de salud en Internet debe contar con los pacientes

8 de febrero, 2017
Blog paciente

El pasado 2 de noviembre, profesionales sanitarios activos en redes sociales, periodistas especializados en salud y representantes de asociaciones de pacientes se reunieron, en un evento organizado por la Asociación de Investigadores en eSalud, en colaboración con COM Salud y la Asociación Nacional de Informadores de la Salud, para debatir las características de la información de salud en Internet. Los resultados se han recogido en el informe eHealth On (EHON) y se presentan este miércoles en el Instituto Europeo de la Salud y el Bienestar Social.

La principal conclusión es que la información de salud en Internet debe contar con la participación de los pacientes, a menudo los grandes olvidados en la elaboración de artículos y posts dirigidos a ellos pero sin tener en cuenta su opinión. Al igual que ocurre con la tecnología de la información móvil, la llamada eSalud, todo el mundo recurre a hablar del paciente como eje del sistema sanitario pero a menudo no se escuchan sus necesidades y se crean aplicaciones y dispositivos que no han sido testados con ellos.

Desde la aparición de Internet, el número de blogs editados por pacientes ha crecido de manera exponencial, lo que responde a la necesidad de los mismos de compartir sus experiencias con otros enfermos que han pasado situaciones similares. También se ha disparado la cifra de profesionales sanitarios con un blog, o incluso videoblog, que tratan de educar a los pacientes en el manejo de su enfermedad, al tiempo que elevan su reputación. Al mismo tiempo han aparecido publicaciones dirigidas por periodistas centradas no sólo en salud sino en patologías concretas.

Sin embargo, la influencia del periodista como fuente de información ha decrecido con la aparición de pacientes y profesionales sanitarios comunicando sobre salud. La población ya no acude sólo a los medios de comunicación para informarse y formarse en salud sino que también recurre a webs y blogs editados por asociaciones de pacientes, sociedades científicas, instituciones académicas, etc. Nadie tiene la exclusiva en la información de salud, lo que democratiza el conocimiento y, sobre todo, la divulgación. La cara negativa de ello es que el contraste de fuentes y la objetividad, valores intrínsecos a los medios de comunicación tradicionales, deja de ser tenido en cuenta por quienes quieren humanizar la información, como les ocurre a los pacientes, y por quienes consideran que su punto de vista es el más sólido científicamente, como sucede a menudo con los profesionales sanitarios.

A todo ello se une el factor patrocinio. A menor influencia y, por tanto, recursos de los medios de comunicación, mayor condicionamiento de los anunciantes en el contenido. En el caso de los blogs, ese condicionamiento puede ser incluso mayor en algunos casos, debido a la precariedad de sus colaboradores, o todo lo contrario: al no requerir grandes gastos pueden mantenerse independientes.

Éstas fueron algunas de las cuestiones que surgieron en ese enriquecedor debate y, aunque las conclusiones las conoceremos en breve, el consenso no podía ser otro que periodistas, profesionales sanitarios y pacientes deben colaborar en la información de salud para que sea lo más veraz y contrastada posible y que ésta debe quedar al margen de intereses comerciales.
..Carlos Mateos. COM Salud