Inicio Actualidad Pablo no está muerto.

Pablo no está muerto.

Compartir

Publicado en Con Tinta de Médico
Dicen que solo mueren aquellos que olvidamos. Dicen que hay quienes solo pasan por la vida, y otros que además dejan huella. Pues Pablo era una de esas últimas personas, de las que dejan huella. Todo un ejemplo de lucha y coraje. Una persona que hasta el último suspiro hizo todo aquello que estuvo en su mano por combatir la enfermedad, por luchar por la vida. Gracias a una carta que publicó en su Facebook consiguió aumentar en solo un mes un 1000% los donantes de médula ósea. Logró una hazaña que solo se consigue cuando se trabaja con el corazón, y contribuyó a hacer de este mundo, sin duda alguna, un lugar mejor. No sólo supo vivir, sino también como morir. En su casa, rodeado de los suyos, con su gente, como debe ser. Pues yo pienso que Pablo no está muerto, él y lo que logró, siempre vivirán en nuestra memoria. Por eso no debemos olvidar lo que hizo, no debemos olvidar lo que fue, lo que representó. Es momento de continuar su legado, es momento de llegar a ese millón de donantes, #DonaMédula, regala vida. Porque como dijo Pablo, “la muerte no es triste, lo triste es que la gente no sepa vivir”. Buen viaje Pablo, gracias por todo.