No se pierda

Madrid aprueba la ley de Muerte Digna que permite “retirar o no iniciar” medias terapéuticas según los deseos del paciente

3 de marzo, 2017
Planol Freire San Jose Marban

Con el apoyo de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, la Asamblea de Madrid ha aprobado por unanimidad la ley de derechos y garantías de las personas en el proceso final de la vida, que permitirá que los pacientes puedan recibir cuidados paliativos y atención durante los últimos días previos a la muerte. De esta manera Madrid reconoce el derecho a recibir cuidados paliativos integrales, que incluyen el tratamiento del dolor y la sedación paliativa, con la posibilidad de recibirlos en el propio domicilio.

La norma recién aprobada regula los derechos de las personas en situación de sufrimiento o agonía para que se les ofrezca una “correcta asistencia sanitaria”, como recibir los cuidados paliativos en el domicilio en lugar de en el hospital, donde desee el paciente.

En ley se especifican las siguientes definiciones:

  • Cuidados paliativos: Conjunto coordinado de intervenciones sanitarias caracterizadas por las siguientes dimensiones específicas: 1) Control clínico, mediante la identificación, valoración y tratamiento del dolor y otros síntomas físicos o psíquicos, 2) Calidad de vida y factores ligados a la misma, 3) Respeto a las preferencias de los pacientes y su reflejo en la toma de decisiones y, 4) Familia y paciente entendidos como unidad de cuidados.
  • Limitación del esfuerzo terapéutico: Retirar o no iniciar medias terapéuticas por estimar los profesionales sanitarios que son inútiles en la situación concreta del paciente, ya que tan sólo consiguen prolongarle la vida biológica, pero sin posibilidad de proporcionarle la recuperación funcional con una calidad de vida mínima. La limitación del esfuerzo terapéutico permite la muerte en el sentido de que no la impide, pero no la produce o causas objetivos de la ley se encuentran los derechos de los pacientes a suscribir el documento de instrucciones previas, que son los deseos que una persona manifiesta anticipadamente sobre el cuidado y tratamiento de su salud o el destino de su cuerpo.
  • Se entiende por situación terminal aquella en la que el paciente presenta una enfermedad avanzada, incurable y progresiva, sin posibilidades razonables de respuesta al tratamiento específico, con un pronóstico de vida limitado a semanas o meses y en la que puedan concurrir síntomas que requieren una asistencia paliativa específica.
  • Se entiende por situación de agonía la fase gradual que precede a la muerte y que se manifiesta clínicamente por un deterioro físico grave, debilidad extrema, trastornos cognitivos y de consciencia, dificultad de relación y de ingesta y pronóstico vital de pocos días. Abarca también la situación en la que se encuentran las personas que han sufrido un accidente incompatible con la vida, con deterioro extremo y graves trastornos.

José Manuel Freire, portavoz de sanidad en la Asamblea del PSOE, ha asegurado que “no vale con aprobar una ley por unanimidad, hay luego que tener unanimidad en hacer que esta ley se cumpla, que llegue a buen puerto, y ello implica cuidados paliativos, implica recursos, implica articular todo un sistema de hacer las cosas que efectivamente permita que haya cuidados paliativos”, y ha destacado también la importancia de que la sociedad esté informada y los profesionales formados.

Ya en el mes de julio José Manuel Freire, portavoz de sanidad en la Asamblea del PSOE, aseguró que el objetivo era que fuera “una ley de consenso”, y “sin barreras o prejuicios religiosos”.

Reacciones oficiales
Las reacciones no han tardado en llegar, todas ellas en su vertiente política, alineando a los cuatro partidos en el mismo posicionamiento.

Enrique Ossorio, portavoz del Partido Popular: “Estoy muy satisfecho de que hayamos llegado a esa unanimidad en un texto que podía parecer que iba a ser polémico”.

Ángel Gabilondo, portavoz de PSM-PSOE: “Con esta ley los profesionales tienen garantía y seguridad jurídica, sí se comportan de acuerdo a la ley de que no va a haber ningún problema en su labor”.

Lorena Ruíz-Huerta, portavoz de Podemos: “Consideramos que esta ley, efectivamente es un avance”.

Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos: Esta ley supone “que sea una muerte informada, que el paciente sepa en todo momento su situación, que no haya que prolongar la agonía de forma artificial e innecesaria”.

Por otra parte, en declaraciones a Telemadrid, Jesús Sánchez Martos, consejero de Sanidad, ha afirmado que es “muy importante que haya una ley como esta en el que las personas sepan que van a morir acompañadas de sus seres queridos en el hospital, o en el hogar”.
..Alfonso González