Inicio ASP La Asociación Española contra la Meningitis pide que Sanidad financie la vacuna...

La Asociación Española contra la Meningitis pide que Sanidad financie la vacuna contra el meningoco B

Compartir

La Asociación Española contra la Meningitis (AEM) ha lanzado una petición en la plataforma Change.org para pedir que el Ministerio de Sanidad financie la inclusión de la vacuna contra el meningococo B dentro del calendario vacunal.

Después de meses luchando, en octubre de 2015 conseguimos, gracias al apoyo de más de 120.000 personas, la autorización para la venta de la vacuna contra el meningococo B en farmacias. Pero esta victoria de poco servirá si la vacuna no se administra de forma masiva entre toda la población infantil y, para lograrlo de una manera eficaz e igualitaria, es imprescindible que el Sistema Nacional de Salud se haga cargo de su implantación, incluyéndola en el calendario oficial gratuito de todas las comunidades”, señala la organización en la petición que, de momento ya cuenta con más de 80.500 firmas.

Como la AEM recuerda, actualmente se están produciendo “dificultades y esperas interminables” entre los padres españoles para acceder a este “esperado método de prevención” de la salud de sus hijos desde la autorización de su venta en farmacias.

Reconociendo que los datos epidemiológicos de la meningitis B son los más bajos de los últimos años (y no se conocen bien las causas), la enfermedad está lejos de desaparecer y seguimos sufriendo todas las semanas en España un goteo de casos de fallecimientos o graves secuelas que dejan arrasadas emocionalmente a familias enteras y es lógico que los padres que han vivido un caso de cerca o en su entorno o población, estén sensibilizados y sean proclives a vacunar a sus hijos”, argumentan. En poco más de dos semanas, en Cataluña han fallecido dos menores por meningitis; el pasado 19 de marzo moría un niño de dos años en el Hospital Doctor Josep Trueta de Girona, y una niña de nueve años fallecía en la madrugada del 31 de marzo en el Hospital Parc Taulí de Sabadell.

Tras reconocer que el proceso de fabricación de las vacunas es largo, aproximadamente nueve meses, y “poco flexible” a una demanda cambiante del mercado, avisan que en este caso ha habido una estimación “deficiente” de la demanda potencial del mercado español por este producto, especialmente tras la “discutible restricción” a uso hospitalario que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) impuso del 2013 al 2015; destacando que España fue el único país de la Unión Euroepa en aplicarla y que impidió el acceso al producto a los padres más sensibilizados con las consecuencias de esta patología.

Presión a los pediatras y a las oficinas de farmacia ante el desabastecimiento de vacunas
No se exagera al hablar de una situación de “desabastecimiento” que como lamentan, están provocando una “presión adicional” a los pediatras y a los oficinas de farmacia y sus profesionales, y es que “están haciendo todo lo que está en sus manos” por dar las explicaciones posibles a las dudas de los padres sobre la pauta vacunal e intentar que haya una distribución “lo más justa posible” de las escasas unidades del producto disponibles.

Además, la organización advierte que en el conjunto del sistema, aunque la vacuna esté indicada también para adolescentes, no se está consiguiendo priorizar la vacunación de los más expuestos o con mayor riesgo de sufrir la enfermedad que son los niños más pequeños de 0-5 años, una realidad que además constata el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP).

Seguir el ejemplo de Reino Unido e Irlanda de incluir la vacuna gratuita en el calendario vacunal
La Asociación Española contra la Meningitis pide a las autoridades sanitarias españolas que evalúen la posibilidad de incluir la vacuna contra el meningococo B en el calendario vacunal gratuito; para ello hace referencia al ejemplo de Reino Unido (2015) e Irlanda (2016) y completar de esa forma la protección vacunal gratuita contra los principales tipos de meningitis en España.

Finalmente, recuerdan que los primeros datos epidemiológicos tras 10 meses de aplicación de la medida en Reino Unido han mostrado una reducción a la mitad del número de casos. “Este y los próximos estudios que vendrán requieren la atención de nuestras autoridades sanitarias para revaluar esta medida lo antes posible”, concluye la asociación.
..Redacción