Inicio ASP SanitatSolsUna: “Pasamos de fijos en la concesión a interinos en la Administración”

SanitatSolsUna: “Pasamos de fijos en la concesión a interinos en la Administración”

Compartir

No nos sorprende, es lo que se venía anunciando desde hace meses, e incluso se había publicado ya en alguno de los medios de comunicación que siempre tienen información fiable de la Conselleria de Sanitat”. Ésta es la primera valoración que hacen los impulsores de SanitatSolsUna, la asociación que se creó, de manera espontánea, para defender el modelo Alzira, sobre las declaraciones ayer de la consellera de Sanitat.

Para los portavoces de SanitatSolsUna, la comparecencia de la consellera Carmen Montón “fue decepcionante y estuvo repleta de obviedades, ya que ayer confirmó que deja en el aire el futuro de 1800 familias”. “Montón nos confirmó a todos que la Conselleria nos ha estado engañando todos estos meses, pues la promesa reiterada de estabilidad en el empleo no se cumplirá y los profesionales van a perder derechos y van a ganar en inestabilidad”, han asegurado desde la asociación. “Pasaremos de ser trabajadores fijos en la concesión a interinos de la administración. Cuando convoquen una oposición, nos echarán de nuestros puestos”, han reiterado.

Los médicos, enfermeros, auxiliares, celadores y administrativos que conforman la asociación han recordado que “ahora hay más de 1.800 personas con trabajo en el departamento de salud de La Ribera. A partir del 1 de abril de 2018 habrá cerca de 400 personas que se irán automáticamente a la calle, los que actualmente tienen contrato temporal”. “Estos puestos, han recordado desde SanitatSolsUna, serán cubiertos por la bolsa de trabajo; una bolsa de trabajo donde, según palabras del anterior comisionado, con el permiso del subsecretario, que estaba presente cuando las dijo, estarán familiares y amigos”.

Para SanitatSolsUna, la comparecencia de la consellera ayer fue el reconocimiento claro de que “1.500 personas que ahora tienen un contrato fijo pasarán a ser interinos de la Administración, pueden sacar su plaza a concurso cuando quieran, y eso supondría tener que opositar, en igualdad de condiciones que el resto de profesionales y sin tener en cuenta el tiempo trabajado durante estos 18 años en La Ribera”.

Nos han engañado, igual que ocurrió con Canal 9”, han insistido en señalar los portavoces de la asociación. Para ellos, como para muchos ciudadanos, “ésta es una decisión política que no piensa en las consecuencias para 250.000 ciudadanos y para 2.000 familias a las que ayer se les confirmaron sus peores sospechas: que no tienen garantizado el empleo, ni en cuanto a continuidad temporal ni mucho menos en cuanto a condiciones laborales”.

Desde SanitatSolsUna se ha alertado también de las “peores condiciones salariales que esperan a los nuevos interinos”. “El salario fijo es superior en La Ribera que en los centros de gestión directa y, además, la Administración no contempla el salario variable (los incentivos) que sí que recoge el modelo concesional por considerarlo ‘clave’ en el reconocimiento del trabajo de los profesionales”.

Todo ello, han advertido desde la asociación, “puede provocar la fuga masiva de profesionales, muchos de los cuales decidieron abandonar su puesto en hospitales públicos de gestión directa para apostar por un modelo público-privado en el que creen y que les ha permitido desarrollarse y formarse durante 18 años”.

Además, desde SanitatSolsUna están “convencidos” de que los ciudadanos recibirán “peores condiciones en la atención” porque “es difícil mantener una cartera de servicios como la actual y tan pocas demoras y escasas listas de espera sin la implicación de los profesionales”. Por último, la asociación ha recordado que también están en juego muchos millones en inversiones para la salud de los ciudadanos de La Ribera. “La empresa tiene que ejecutar, por contrato, unos planes de inversión para ampliar y mejorar infraestructuras y el equipamiento de todos los centros en la comarca, y esas inversiones, con la reversión, se van por el aire, porque la Consellería tiene muchos centros y poco dinero para repartir en inversiones”.