No se pierda

Dr. Mallent, presidente de SanitatSolsUna: “No podemos permitir que los políticos tomen decisiones arbitrarias, basadas en la ideología”

18 de abril, 2017
Jose Mallent

SanitatSolsUna es la asociación que nació el pasado mes de enero para defender el conocido como modelo Alzira, en referencia al primer hospital público de gestión privada, el Hospital de La Ribera. Un hospital que abrió sus puertas en 1999 en Alzira, una próspera ciudad de la comarca valenciana de La Ribera, en la que antes de abrirse este hospital sus 250.000 habitantes tenían que desplazarse a Valencia para recibir tratamiento.

La consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana, la socialista Carmen Montón, se ha propuesto como objetivo político acabar con todos los hospitales del modelo Alzira, empezando por el Hospital de La Ribera que, si nada lo impide, dejará de ser público de gestión privada el 1 de abril de 2018, para seguir con los hospitales de Torrevieja, Denia, Vinalopó y Manises. Para todos quiere una gestión pública directa. Una decisión política que, tal y como denuncia SanitatSolsUna, “no se apoya en ningún dato objetivo” y “no piensa en qué es lo mejor para los ciudadanos”.

SanitatSolsUna, sanidad (pública) sólo hay una, -independientemente del modelo de gestión- está formada por médicos, enfermeros, auxiliares, celadores, personal administrativo y ciudadanos que defienden el éxito del modelo Alzira: “Es un modelo de gestión de lo público que ofrece mayor calidad en los servicios a los pacientes a un menor coste para la administración y con mejores índices de satisfacción entre los pacientes”.

El Dr.José Mallent es el presidente de SanitatSolsUna y reivindica “el trabajo que hacemos en el Hospital de La Ribera desde hace 18 años” y critica la “política regresiva” que supondría acabar con el modelo Alzira, tal y como tiene previsto la Consejería valenciana.

¿Qué perderán los ciudadanos de la comarca de La Ribera si el hospital deja de ser “modelo Alzira” y vuelve a ser de gestión directa?
Más de 250.000 ciudadanos de La Ribera -y otros muchos de la provincia de Valencia que vienen a nuestro hospital a tratarse- perderán multitud de especialidades que actualmente se ofrecen en el Hospital de La Ribera y que no tienen otros hospitales comarcales, como cirugía torácica, plástica, neurocirugía, maxilofacial, radiología abierta hasta los fines de semana… El modelo actual de la Conselleria es desviar a los pacientes a los grandes hospitales de referencia y que los hospitales comarcases tengan una cartera de servicios más básica.
Además, los ciudadanos se enfrentarán a largas listas de espera, como sucede en los hospitales públicos de gestión directa, perderán a sus médicos y enfermeros de referencia en la atención primaria y también en el hospital, porque aunque la Consellería dice que nada cambiará, no es cierto y peligran más de 1.800 puestos de trabajo.

¿Qué pasará con los profesionales que actualmente trabajan en La Ribera?
La Conselleria dijo el pasado jueves que hará “indefinidos no fijos” a los trabajadores con contrato indefinido. Es supone, en la práctica, que la mayoría de los trabajadores (el 93% tiene un contrato indefinido) pasará a ser “no fijo”, es decir “temporal”.
Aún está por ver si pueden utilizar esa categoría laboral para los actuales trabajadores, ya que según aseguran todos los expertos y el propio Ministerio de Hacienda es una figura que sólo puede aplicarse por orden judicial. Y en cualquier caso, esto no es “sine die”. La Conselleria tendrá que convocar oposiciones y cuando saque esas plazas, los trabajadores que ahora las ocupan se irán a la calle. Así que, se mire por donde se mire, 1.800 empleos están en la cuerda floja.

Ese es el panorama para los indefinidos. ¿Qué pasa con los temporales?
Los 300 temporales serán despedidos. Directamente. Por eso sacaron aquella polémica bolsa de trabajo en la que incluyeron el Hospital de La Ribera. Y recuerdo lo de “polémica” porque es la bolsa que antes de hacerse pública, el comisionado de la Conselleria en el Hospital dijo, en presencia del número 3 de Montón, que era “para familiares y amigos”. Así que, de entrada, 300 trabajadores del departamento de salud de La Ribera (el hospital y los centros de salud) perderán su empleo en los próximos meses.

¿En qué datos se basa la Conselleria de Sanidad para tomar esta decisión?
En ninguno. La consellera Montón no tiene argumentos más allá de prejuicios politicos arcaicos en contra del modelo Alzira. Todos los datos asistenciales avalan el modelo: nuestros pacientes esperan 64 días menos de media para ser intervenidos y 24 días menos para ser vistos por un especialista; están más satisfechos que la media en el resto de hospitales valencianos (un 82% de satisfacción frente a un 81%); tenemos una mayor oferta asistencial (73 especialidades frente a las 48 del resto de hospitales comarcales); y se invierte más en tecnología por habitante (59 euros por habitante frente a los 36 euros del resto de hospitales).

¿Y en base a los datos económicos?
El lunes pasado se ha hizo pública la primera auditoría pública a un hospital del modelo. Y el resultado no puede ser más contundente: el modelo Alzira ahorra casi un 25% a la Administración con respecto a cualquier otro hospital de gestión directa. Se controlan los gastos, se exigen resultados y se ofrecen los mejores servicios para que los pacientes de la zona siempre elijan su hospital e, incluso, vengan pacientes de fuera porque el servicio es excepcionalmente bueno.

¿En qué condiciones trabajan los profesionales? ¿Están satisfechos?
Como en cualquier organización, siempre hay cosas que se pueden mejorar, y desde SanitatSolsUna le trasladamos algunas de estas cuestiones al gerente del departamento de salud, dependiente de la concesionaria. Pero sin duda, el modelo Alzira es el mejor modelo de gestión puesto en marcha hasta la fecha para la sanidad pública. Es un caso de éxito que se estudia en universidades tan prestigiosas como Harvard y Berkeley y que se expone en foros internacionales como el Wish o el Banco Mundial. Actualmente, Gran Bretaña y varios países de Centro Europa, Sudamérica y los países árabes están estudiando el modelo Alzira y valorando su implantación. Las claves de este éxito son muchas pero sobre todo pasan por el impulso a la carrera profesional, que permite reconocer el trabajo de los profesionales, las inversiones en tecnología e innovación que se facilitan, la formación permanente y el compromiso de los profesionales: trabajamos mucho pero tenemos mejores sueldos.

¿Cuál es la labor de SanitatSolsUna? ¿Cuántos asociados tienen? ¿Cuál es su objetivo?
Desde SanitatSolsUna estamos concienciando a la población de La Ribera de lo que supondrá la pérdida del modelo Alzira: más listas de espera, pérdida de especialidades y profesionales, un horario de atención muy limitado (como en los hospitales públicos de gestión directa)… damos charlas y buscamos apoyos entre las asociaciones de pacientes y colectivos de la zona. Pero también entre los grupos políticos y los ayuntamientos de la comarca. En la actualidad superamos los 1.200 asociados. Pero también estamos recogiendo firmas a través de la plataforma change.org, donde hemos recabado ya más de 4.200 adhesiones. Nuestro objetivo está claro: salvar el hospital de La Ribera. Salvar el modelo Alzira.

Un mensaje final para destacar, Dr Mallent
El Hospital de La Ribera ofrece menos listas de espera, más especialidades, mejor calidad asistencial y mejores índices de satisfacción a los pacientes, porque ellos son la prioridad absoluta del modelo Alzira. Por eso, no podemos permitir que los políticos tomen decisiones arbitrarias, basadas en la ideología, y que perjudican a los ciudadanos. Y por eso pedimos apoyo al modelo Alzira a través de change.org y de nuestros canales en las redes sociales @SanitatSolsUna.
..Redacción