No se pierda

Los reumatólogos aseguran que sin el tabaquismo la incidencia de la artritis reumatoide podría disminuir en un 30%

19 de abril, 2017

El tabaco es uno de los pocos factores que ha demostrado influir en el desarrollo de la artritis reumatoide (AR), de hecho, si todo el mundo dejara de fumar, probablemente la incidencia de AR podría bajar en un 30%, tal y como indican desde la Sociedad Española de Reumatología (SER).

‘Aprendiendo a convivir con la artritis reumatoide’, guía elaborada por esta sociedad científica, incluye precisamente la importancia de abandonar el tabaquismo como uno de los consejos fundamentales para los pacientes con AR. Además se recogen aspectos sobre diagnóstico, tratamiento, manejo de la enfermedad, consejos y recursos de utilidad, realizada con el apoyo del Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica para el manejo de la Artritis Reumatoide (GUIPCAR).

Se trata de un documento riguroso, veraz y que va a evitar que los pacientes vayan a buscar información en fuentes que no son tan fiables”, explica el reumatólogo del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Alejandro Balsa. Entre las recomendaciones se insiste en la importancia de dormir lo suficiente, comer de forma saludable y hacer ejercicio físico moderado, ya que reduce el dolor y mejora la funcionalidad y flexibilidad de quienes padecen artritis reumatoide, patología que en España se estima superan las 200.000 personas.

En esta línea, es importante que el paciente reconozca los síntomas de la enfermedad, ya que hay un amplio margen de mejora, pues “el tiempo desde que empiezan los síntomas y hasta que se diagnostica podría estar entre siete y ocho meses, y hasta que se pone el tratamiento por primera vez -en el peor de los casos- podría tardar hasta un año”, según el especialista.

Falta de educación sanitaria que hace que el paciente no reconozca los síntomas de la AR
Quizás lo que más falle en la actualidad es la educación sanitaria que hace que el paciente no reconozca esos síntomas o que no sean valorados por lo que esa primera parte del retraso en el diagnóstico es mayor de lo que sería deseable”, destaca el doctor.

Sin embargo, Balsa ha insistido en la evolución y los “enormes” cambios que ha experimentado la enfermedad durante los últimos 20 años, no solo en la parte de los tratamientos sino también en la monitorización, valoración, imagen, marcadores…etc. “Es una de las enfermedades en las que probablemente más y mejor se está avanzando”, concluye.

Cabe recordar que este año la Sociedad Española de Reumatología ha puesto en marcha la campaña ‘Por tus huesos, no fumes’ con el objetivo de concienciar a la población de que el consumo de tabaco aumenta el riesgo de sufrir enfermedades reumáticas o de agravarlas en caso de ya padecerlas. “Existe un riesgo inherente debido al propio fenómeno inflamatorio de las enfermedades reumáticas. Si a ello unimos el hábito de fumar, el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular se potencia significativamente en estos pacientes”, explica el presidente de la SER, José Luis Andréu.
..Redacción